SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Son muchos los medios de comunicación, que de manera directa o indirecta nos quieren hacer ver que la inmigración es la solución a ‘nuestros problemas’ demográficos. Sin embargo, no veo que ninguno de éstos voceros, diga que una de las soluciones reales y eficientes para combatir este fatal hecho sean las relaciones interpersonales entre oriundos y sí, por el contrario, compruebo a diario en distintas fuentes y plataformas informativas que todo lo relacionado con la ‘familia’ o los estereotipos tradicionales, está siendo fulminado o etiquetado de manera despectiva.

Me explico, biológicamente hablando, para lograr concebir un hijo se necesita a un hombre y una mujer, de manera activa o pasiva (los vientres de alquiler los ponen las mujeres y la inseminación es producida gracias al semen que dona un donante hombre anónimo), pero ambos sexos son indispensables para fructificar un embarazo y el resultado de este proceso conlleva a la creación de una vida humana que con el paso del tiempo, crecerá, se irá desarrollando y en la gran mayoría de los casos, culminará con la formación de una familia alternativa a la que se tiene junto a los progenitores cuando uno hace el rol de hijo porque, al fin y al cabo, la finalidad de la especie humana es reproducirse para crear descendencia o lo que es lo mismo, dejar una familia para establecer otra.

No pretendo despreciar a las minorías existentes en España, pero el problema de la demografía, principalmente radica en los conflictos generados entre diversos colectivos y la clase política emergente amante de la multiculturalidad y la confrontación entre sexos. ¿Cuántas veces os habéis encontrado con la demonización del hombre, heterosexual, blanco y español dentro de la prensa? ¿En cuántas ocasiones se ha omitido en los medios la nacionalidad de un presunto delincuente en el mismo instante en el que el individuo no era de origen estatal y se recalcaba que este sujeto era hombre? ¿Y las veces en las que se ha apelado a traer inmigrantes/refugiados cuando tenemos muchísimos españoles (entre ellos un alto porcentaje de jóvenes) que se han visto abocados a cambiar de país por culpa de la crisis? La solución la tenemos aquí, en los de casa, siempre y cuando se abogue por transmitir y fomentar mensajes positivos por parte de los gobiernos y entidades influyentes entre la ciudadanía española. Motivar a los de aquí a que formen familias, no tiene que verse como algo malévolo y sí como una opción real para que la natalidad y la demografía en España vayan in crescendo.

A este hecho, hay que añadirle, que la inmensa mayoría de los habitantes que viven en nuestro país objetivamente hablando, son hombres y mujeres heterosexuales de origen español y por ese mismo motivo, considero que hay que crear puentes de unión entre ambos sexos y no la demonización actual que se propaga de los unos frente a los otros por causas y casos aislados y sesgados, ya que quienes pueden tener hijos o se lo pueden plantear principalmente si la economía se lo permite, son esos mismos targets de hombres y mujeres debido a su cuantía poblacional en nuestro territorio. Por el contrario, con la situación actual en la que se apela día sí, día también al individualismo, lo que conseguimos es que los españoles apelen a la soltería eterna y entonces por este hecho sí que tendremos esa necesidad de buscar ‘fuera’ lo que tenemos dentro y no sabemos valorar.

Con este artículo, no pretendo demonizar ni al extranjero ni al homosexual por su forma de amar o el concepto que tengan de familia. Me parecen tan lícitos como respetables y me solidarizo por las injusticias que hayan podido sufrir unos en el pasado y otros quizás en el presente y/o futuro, pero no hay que olvidar de que son minoría dentro de una población de más de 47 millones de habitantes y quienes pueden tener hijos de forma natural dentro de nuestro país y siendo mayoría en población, son los españoles cuya orientación es la de heterosexual.

La solución a los problemas demográficos la tenemos ‘en casa’, pero habría que plantearse si en realidad es algo que interesa a las altas esferas y al cuarto poder o por el contrario quizás, lo que a estos les convenga más sea mirar por el ‘mercado foráneo’ por meros intereses económicos, políticos o sociales.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA