SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

No vamos a descubrir nada nuevo si decimos que los comunistas, una vez toman el poder no lo sueltan ni con agua hirviendo. Por muchas historias que nos queramos inventar, por muchos calificativos que le queramos poner o por muchas vendas en los ojos que nos coloquemos, aquí solo hay una evidencia que es muy clara: los comunistas gobiernan en España y los socialistas que gobiernan con ellos son igual de comunistas que los primeros.

Pero hay un hecho más preocupante todavía y esa es una realidad en todos los políticos que gobiernan en España: no gobiernan para servir a los ciudadanos, gobiernan para volver a ser elegidos en una futuras elecciones. Aquí es donde nos encontramos con lo más preocupante de la forma de ser y de gobernar de Pedro Sánchez. Sánchez es un mentiroso compulsivo que no solo traiciona dada a la gente para la que gobierna, traiciona su propia palabra y lo hace con el mayor de los descaros y sin ningún disimulo. Ni siquiera se toma la molestia de camuflar sus traiciones y sus mentiras.

Si juntamos todo eso en un coctelera, si tenemos en cuenta que Sánchez, como cualquier político español, gobierna para volver a ser elegido, que miente y traiciona con el mayor de los descaros, ¿no corremos el peligro de que destruya el sistema hasta el punto de cargarse incluso la posibilidad de que vuelva a haber elecciones? Porque, a pesar de lo que puedan decir las encuestas del CIS lo que está muy claro es que la imagen que de Sánchez tenemos una mayoría de los españoles no puede ser peor. Es más, hay tenemos ejemplos como el de Venezuela o Bolivia, regímenes tan admirados por sus socios podemitas, o todas las denuncias presentadas por la plataforma Elecciones Transparentes en las que se está hablando de un más que posible fraude electoral.

Por lo tanto y conociendo como se las gastan Sánchez y sus socios, es más que lógico pensar que podamos tener serias dudas con las artimañas que podría tener Sánchez en la cabeza para conseguir no moverse del sillón en décadas. Su más que desmedida ambición, la más que desmedida ambición de Pablo Iglesias y la evidente y, también, más que desmedida ambición de su consejero de cabecera, Iván Redondo, nos llevan a sospechar este tipo de cosas que son muy preocupantes y que son más cercanas a la realidad de lo que muchos pudieran pensar.

Cuando se alzó con el poder este desastroso y preocupante gobierno que nos gobierna, muchos hablaron de un cambio de régimen en España, mucho nos tememos que tenían razón. Sánchez es un tipo peligroso y con él en el poder puede pasar cualquier cosa, ya lo verán. Ojalá nos equivoquemos pero todo esto pinta muy raro y preocupante, tanto descaro no es normal ni en un individuo como Pedro Sánchez.

 

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Recuerdo a Kennedy y aplico de que torres mas altas cayeron.
    No nos caerá esa breva o si

  2. Hace tiempo que lo vengo diciendo. Si las pasadas elecciones ya sufrieron los amaños mas aviesos, no tengan duda de que no habrá próximas elecciones libres. Estarán diseñadas de antemano. Han conseguido la mejor herramienta para ello. Votamos en libertad aparente, porque está mediatizada por una vasta estrategia comecocos, pero el recuento, que es lo importante, ya no se ha efectuado mas que de las papeletas, porque la verificación y suma de las actas por las Juntas Electorales no se ha hecho. Y este hecho es decisivo. Ya no existen elecciones transparentes. Solo nos queda asumir que únicamente se consigue algo mediante el uso del acreditado “procedimiento vasco-catalán de convicción”. Vayan tomando nota porque nos han enseñado que la violencia, la física y la moral, son el fundamento del gobierno.

Comments are closed.