SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Levantan la ‘libre’ al alimón Luz Sela y Teresa Gómez este 12 de febrero de 2020 en OKdiario y lo que cuentan las dos periodistas es asombroso.

Un tribunal del que formaba parte Juan Carlos Campo, actual ministro de Justicia de Pedro Sánchez, estimó la petición de libertad provisional para un acusado de abusar sexualmente de su hijo de tres años, al considerar que la prisión preventiva no estaba motivada.

La decisión, que tuvo como escenario la Audiencia Provincial de Cádiz, se produjo pese a que el auto del instructor apuntaba a un «presunto delito continuado de abusos sexuales con penetración e introducción de objetos, prevaliéndose de una relación de parentesco».

El auto, a primera vista, sólo puede ser calificado de insólito, pero cuando se mira de cerca parece además injusto y atrabiliario.

Lo injusto y atrabiliario del auto viene derivado de los argumentos jurídicos que utilizó el tribunal, que esgrimió falta de motivación en la petición de prisión preventiva, pese a que el auto del juez instructor del caso apuntaba a un «presunto delito continuado de abusos sexuales con penetración e introducción de objetos, prevaliéndose de una relación de parentesco» y pese a que el Ministerio Fiscal se oponía a modificar la medida cautelar de privación de libertad, una petición que había sido, además, desestimada en tres ocasiones anteriores. Se da la circunstancia de que el propio acusado, años después, admitió los hechos y fue condenado.

Era lógico que continuará la prisión preventiva, pues esta tenía una doble intención, como señaló el juez instructor: «Conjurar cualquier tentativa del imputado de sustraerse a la acción de la Justicia para eludir la elevadísima pena que podía recaerle» y, sobre todo, evitar que «volviese a atentar la indemnidad sexual del menor».

Lo sorprendente del auto es que el tribunal consideró que «la sola hipotética gravedad de las penas no era suficiente para mantener la prisión». Y, en relación con el riesgo evidente que podría correr el pequeño si se decretaba la puesta en libertad del padre, Juan Carlos Campo y el resto de jueces entendieron que una fianza de 5.000 euros y un círculo de seguridad alrededor del niño, y por extensión, a su madre, eran medidas suficientes, por lo que ordenó su salida de la cárcel.

En el auto, Juan Carlos Campo y los otros dos magistrados recordaban que la prisión preventiva es «una medida de aplicación excepcional y proporcionada a la consecución del objetivo de evitar la reiteración delictiva», entre otros.

En efecto, por eso lo que resulta sencillamente inexplicable es que el tribunal considerarse que una fianza de 5.000 euros y un «círculo de seguridad» bastasen para evitar que alguien capaz de abusar sexualmente de su hijo volviera a delinquir. Eso no es proporcionalidad, es un disparate.

Parece obvio que el actual ministro de Justicia, en su etapa de juez, veló mucho por las garantías procesales de un padre que abusó sexualmente de su hijo, pero se olvidó de las garantías del pequeño. Un claro y peligroso ejemplo de progresismo judicial.

 

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


 

Artículo publicado por ‘Periodista Digital’

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Han escogido para formar su grupo de confianza a los más degenerados y deficientes morales, para no tener oposición a sus maquinaciones y a sus planes.

  2. Esta gente no son progresistas, son masones satánicos.
    Esto es horrible, esto no tiene lógica ni razón ni moral, ni valores.
    Apoyar esto quiere decir que se está despenalizando la pederastia y la pedofilia que si la primera es aberrante, la segunda no tiene ni calificativo para describir el asunto. Es nada más y nada menos que mantener sexo con la más tierna infancia.
    Esto es ya construir una sociedad satánica, peor que Sodoma y Gomorra.
    Esto no puede y no debe seguir, hay que echarlos.

Comments are closed.