SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el día de ayer el programa ‘Sábado Deluxe’ llevaba como invitadas a Irene Villa y a su madre, Mª Jesús González, para que contaran cómo habían transcurrido sus vidas desde el atentado que ambas sufrieron en Madrid el 17 de octubre de 1991. Tanto Villa como su madre demostraron en esa entrevista tener una filosofía de vida envidiable y un positivismo que muchos admiramos.

Explicaron cómo habían transcurrido sus vidas con las mutilaciones sufridas y explicaron, también, de qué forma habían preferido ignorar a los terroristas que les provocaron tanto daño, en lugar de recordarles con odio puesto que piensan que eso habría mediatizado sus vidas y habría provocado que todo hubiera sido más difícil todavía.

Aún sin estar de acuerdo con algunas de las apreciaciones de las invitadas sobre ciertas circunstancias de la España actual, la verdad es que sorprende y admira ver cómo estas mujeres han conseguido superar un atentado que, a punto estuvo de llevarse sus vidas por delante y les cambió sus vidas para siempre.

Era de esperar que, tal y como es de sectario Jorge Javier Vázquez derivara alguna de sus preguntas a la eterna manipulación política que practica en sus intervenciones televisivas para intentar hacer gala de su ideología unas veces y de su condición sexual otras. En este caso, el intento de manipulación llegó cuando Vázquez preguntó a Villa y a su madre sobre su opinión acerca de lo que él llamó el intento de utilización que algunos partidos hacían de las víctimas del terrorismo, en clara alusión a unos partidos determinados.

Su posición siempre busca la defensa a ultranza de la izquierda aunque nada tenga que ver con el tema a tratar. Villa y su madre contestaron que no les gustaba que se les utilizara pero que era necesario que hubiera memoria para recordar sobre todo a los muertos porque los que estaban vivos, como era su caso, ya se ocupaban ellos mismos.

Pero a Vázquez esto no le pareció suficiente e insistía con el tema hasta que Irene Villa le contestó, sin quitar su sonrisa de la cara, que también había partidos que utilizaban a los miembros del colectivo LGTBI y del feminismo porque estaban de moda y que nadie se quejaba por eso. Hasta ahí llegó la insistencia de Vázquez ya que el tiro le había salido por la culata.

Es tal la obsesión que tiene este manipulador por los partidos con los que no está de acuerdo que no puede evitar atacarles en todos sus programas. Este cantamañanas, que va de independiente y de guay, en realidad es un pobrecillo que siempre necesita el apoyo popular a sus tesis para sentirse más reconfortado y cubierto. Necesita pensar exactamente lo que piense una mayoría y verse apoyado por ella porque es un tipo cargado de inseguridades y de taras psicológicas que, además, cada día se le notan más.

En su despotismo, en cuanto se encuentra solo y sin apoyos en cualquier planteamiento, se pone histérico y cambia inmediatamente de tema. Se le nota demasiado que es la inseguridad con patas y que en cada uno de sus programas intenta camuflar esas inseguridades de la misma forma. En cuanto no se siente ampliamente apoyado en sus tesis lo pasa fatal.

En todo caso, lo que da gusto es ver de qué forma esquivan las polémicas tanto Irene Villa como su madre. Son dos personas con una filosofía de vida sorprendente y que muchas veces podría parecer un poco irreal pero nunca se les ha visto en un renuncio y mucho menos con ataques hacia nada y hacia nadie. Nuestro respeto y nuestra admiración por ellas aunque no siempre estemos de acuerdo con algunas de sus palabras.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


 

1 Comentario

Comments are closed.