SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En unos tiempos en los que la credibilidad de la Justicia española anda por los suelos, conocer noticias como esta son como un pequeño soplo de aire fresco por lo sumamente sorprendentes que nos resultan a todos. Sí, efectivamente, nos resulta sorprendente que se haga justicia.

A pesar de la oposición de la Fiscalía, el abogado de Puigdemont y Torra, Gonzalo Boyé, tendrá que responder con sus bienes para indemnizar a la familia de Emiliano Revilla, a quien secuestró en 1988, ya que en su momento fue condenado a 14 años de cárcel por este secuestro y a indemnizar a Revilla con 200 millones de pesetas (1,2 millones de euros) como responsable civil solidario.

El impulso para ejecutar aquella sentencia procede del abogado de Emiliano Revilla que, en 2018, y a la vista de la intervención de Boye en los casos producto del “procés”, y otros de igual renombre, y las minutas millonarias que debería estar cobrando por ello, solicitó la reactivación del embargo.

Por otra parte, llama la atención la oposición de la Fiscalía ante este embargo y el voto discrepante del magistrado Ramón Sáez Valcárcel, que cuestiona la decisión al entender que la responsabilidad civil declarada en sentencia prescribió antes de que la representación legal de la víctima hubiera solicitado “diligencias con significado relevante para interrumpirla en noviembre de 2018”.

Sea como fuere, nos alegra que se produzcan este tipo de sentencias contra un personaje oscuro y siniestro como Boyé que, además de terrorista en su momento, está enriqueciéndose y haciendo negocio con todos los que representan un peligro para España.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL