Nicolás Maduro encargó una misión prioritaria a su vicepresidenta, Delcy Rodríguez. El dictador venezolano quiere que la protagonista del ‘Delcygate’ sea la persona encargada de llevar a cabo todas las medidas para prevenir la llegada del coronavirus a Venezuela.

Una petición que, según temen desde el gobierno progresista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, le podría traer de vuelta hasta Madrid. Aunque quizá no de forma presencial, sino de apoyo logístico para evitar el ‘aterrizaje’ de una enfermedad que supondría una sentencia de muerte a un sistema sanitario tan precario como ineficiente. Una situación que aumentaría la polémica sobre la reunión ‘secreta’ con José Luis Ábalos, ministro de Transportes.

“Hoy han pasado revista de los mecanismos de prevención, de los insumos, reactivos, que el país cuenta afortunadamente. Tenemos un plan para enfrentar este ataque”, comentó el tirano Maduro tras delegar a la funcionaria chavista. Sin embargo, se trata de un ‘show’ mediático, ya que es conocido que todos los hospitales venezolanos sufren de escasez de suministros básicos (desde guantes, mascarillas y medicina hasta electricidad y agua), al mismo tiempo que el número de profesionales es insuficiente o no están capacitados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advertía, en 2018, que en los últimos años ha reducido entre un 15 y un 20 por ciento la capacidad de atención médica en el país suramericano. Una cifra que es aún peor ante la evolución negativa del año 2019 y el inicio de 2020. En este sentido, todo apunta a que el régimen bolivariano tire de sus aliados más potentes, donde Rusia, China y España cuentan con las principales papeletas.

El coronavirus en España y Brasil

El coronavirus de China supera los 2.700 muertos. La mayor parte de los casos se concentran en la ciudad de Wuhan (provincia de Hubei), pero el virus ha salido de China y ya ha llegado a una treintena de países, entre ellos Corea del Sur, Irán, Italia y España (donde actualmente hay 25 casos hospitalizados más otros dos enfermos que ya habían sido dados de alta).

La llegada a Venezuela no parece tan disparatada después de que Brasil registrase su primer caso. El Ministerio de Salud de Brasil confirmó este 26 de febrero de 2020 que un hombre de 61 años que recientemente viajó a Italia dio positivo por coronavirus.

Originario de Sao Paulo, en el sur del país, el afectado estuvo en un viaje de negocios desde el pasado 9 de febrero en Lombardía, en el norte de Italia, uno de los focos de la enfermedad junto con la vecina región de Véneto.

El hombre, cuya identidad no fue revelada, fue internado en el Hospital Israelita Albert Einstein desde el martes, y se le practicaron dos exámenes para confirmar que contrajo el covid-19.

La confirmación fue realizada por las autoridades brasileñas este miércoles en una conferencia de prensa brindada por el ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta.

Además, se anunció que se intenta localizar a «todas las personas que tuvieron contacto» con el paciente, tanto en Brasil como a nivel internacional.

Según informaron los responsables sanitarios locales, el afectado será enviado a su casa donde será puesto en cuarentena.

 

Artículo publicado por ‘Periodista Digital’

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL