coronavirus

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Desde que vi la primera noticia de este extraño coronavirus en los periódicos me entró en mi cuerpo una sensación insólita de ver como nos engañan, no digo, en este caso, los diarios nacionales, europeos incluso mundiales, donde se daban escasos comentarios sobre este nuevo virus. Un silencio, como diría un catastrófico periodista que todo lo que ve es chocante en cuanto a la realidad, donde en este caso que, me ocupa, yo también diré que aquí hay informaciones amortiguadas, por no decir apagadas a la realidad de lo que ocurría, ocurre y seguirá ocurriendo en Wuhan.

Cuando se recibió esta noticia sobre la posibilidad de contagio que nos embebió a todos, escribía el día 26 de enero en este periódico lo siguiente:  …Supuestamente esto no ha hecho nada más que comenzar, crucemos los dedos y que los hados científicos, médicos y farmacéuticos den pronto con este nuevo coronavirus donde el mundo entero podría traerle verdaderos quebraderos de cabeza…con el título: El mundo entero se corona con el coronavirus.

Los días pasan y aún siguen las contradicciones de unos y de otros, no hay afirmaciones veraces, bien es verdad que, como dice la Doctora Susan Weiss, experta en virología “que hay que conociendo el sistema inmune ayudaría a entender mejor este virus” Posiblemente esté en lo cierto, sin embargo, se refiera a los se cree a los murciélagos los portadores de este virus. Sin apropiarme de sus palabras, ahora hay quien que el comienzo u origen de este virus es el pangolín, que conste que nunca había oído hablar ni conocía a este animal que tiene   escamas y es más feo que la madre que le parió.

Su carne se considera un manjar y sus escamas son utilizadas en la falsa terapia por la medicina tradicional china para tratar dolencias como el asma, el reumatismo y la artritis. Hay también quien dice que, científicos independientes cuestionaron el viernes una investigación que sugirió que el brote de la enfermedad por coronavirus que se propaga desde China podría haber pasado de murciélagos a humanos a través del tráfico ilegal de pangolines. Lo mismo que también hay informaciones que podría ser cualesquiera de los muchos cientos de animales que se traban todos los días del año los chinos.

Hay un silencio lúgubre en todo esto o los chinos nos toman por tontos o lo que también podría pasar es que, los muertos en Wuhan los van sacando poco a poco, o lo que es lo mismo, o supuestamente ¿con que se está experimentado? Ya que en el ir y venir de tantas noticias enmarañadas y de unas embrolladas, —por decir algo— desordenadas quimeras nos están haciendo comulgar con ruedas de molino. Desde Wuhan dicen los funerarios que queman 100 cuerpos al día, cosa que algunos difieren si son exactas o no. Este virus ha dejado al día de ayer 636 fallecidos donde también se superan los 31 mil infectados en China. Mientras tanto el coronavirus sigue su recorrido por este engañoso asunto en este mundo. La miseria, las mentiras y los silencios, como yo le llamo controvertidos, las máquinas xilográficas-por cierto inventadas por un chino- las televisiones, los periódicos, las agencias y toda la biblia que hay alrededor de todos estos tinglados, no sé cuando llegará el día que una mano firme  e inequívoca le dé al botón oportuno de decir basta.  Hasta aquí he llegado.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL