SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El 12 de febrero de 1983, en torno a las 21:30 horas, PATRICIA LLANILLO BORBOLLA es ametrallada en Tolosa. Era una noche muy concurrida por celebrarse en esos momentos los Carnavales de la localidad, como ocurrió 14 años después con Patxi Arratibel, mediador en el pago del rescate de Emiliano Revilla.

Patricia y su marido, José Luis Alonso Álvarez, fueron ametrallados en su coche poco después de las nueve de la noche en una calle del centro de Tolosa. Estaba a punto de celebrarse la Tamborrada del Carnaval y el matrimonio no se dio cuenta de que varios terroristas (dos o tres según el testimonio de José Luis) se habían colocado junto a la parte frontal del vehículo y el lateral izquierdo, el del asiento contiguo al conductor. Patricia fue alcanzada de lleno y murió en el acto, mientras que José Luis resultó herido grave con dos impactos en el tórax y tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

El atentado contra José Luis y Patricia se debió, probablemente, a uno de esos “errores” que cometía la banda asesina de vez en cuando. José Luis era detective privado, especializado en investigaciones laborales, empleado de la agencia Detectives Ortiz a principios de enero, tras haber permanecido cuatro años en paro. Anteriormente, fue delegado de la firma farmaceútica Delagrange, trabajo que abandonó para fundar, junto con varios amigos, una empresa de litografía que fracasó económicamente. En los cuatro años que estuvo en el paro, José Luis Alonso desempeñó de forma esporádica algunos trabajos, como la venta de miniordenadores.

Como empleado de la agencia de detectives, llevaba dos días en Tolosa vigilando desde su vehículo y preparando un informe sobre lo que parecía ser un caso de absentismo laboral. Al parecer ETA lo confundió con un miembro de las Fuerzas de Seguridad. Su mujer estaba con él en el coche pues había ido a hacerle compañía un rato tras tomar unos bocadillos en un bar.

Sin embargo, y pese al supuesto error, ETA asumió la autoría del atentado, aunque propagó la idea de que el matrimonio colaboraba con la Policía, quizá como forma de justificar la equivocación cometida. Incluso algunas personas extendieron la noche del sábado en Tolosa el rumor de que el herido era un guardia civil, “de los que torturan”.

Un Pleno extraordinario del Ayuntamiento acordó suspender los actos oficiales previos a la fiesta, pero ésta se celebró por decisión de las sociedades populares. “A mí personalmente”, dijo el alcalde, “me produce sonrojo y vergüenza que ahora estén sonando los tambores”.

Uno de los supuestos asesinos de Patricia, José Miguel Bustinza Yurrebaso, alias Ivan, no pudo ser juzgado, pues murió en un enfrentamiento con la Guardia Civil en Bilbao en septiembre de 1997.

Patricia Llanillo Borbolla, de 32 años y ama de casa, era natural de Santander. Estaba embarazada y casada con José Luis Alonso, de 44 años. El matrimonio tenía dos hijos adolescentes, Patricia y Roger, de quince y catorce años respectivamente. José Luis y Patricia eran políticamente de izquierdas y votantes de Euskadiko Ezkerra.

 

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


Fuente