Arbeit Match Frei

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Era un domingo del año 1999, recuerdo que era Semana Santa. Aquella mañana pernoctamos los 40 compañeros en la ciudad de Lódz. Nuestra visita no era ver esta ciudad, era para ver el campo de concentración de Auschwitz. Su entrada a este campo de exterminio había un armatoste de hierro carcomido, de un color rojo grisáceo por el paso de los años y el moho, con el nombre Arbeit Macht Frei, que traducido al castellano dice: el trabajo os hará libres.

El guía ya empezó a hablarnos sobre este campo de exterminio; nos contaba que los asesinatos, barbaridades eran muchos más de lo que se dice en los periódicos e incluso sobre los documentos que se ofrecen en las películas que se hicieron sobre este genocidio.

Y, como siempre la realidad nunca es el fiel reflejo de lo acontecido en aquellos días de esta barbarie, seguía hablando el guía: se calcula que fueron más de un millón de judíos los que fueron asesinados y más de 100 mil polacos y acuchillados 50 mil gitanos entre otras etnias.

La entrada era tétrica, conforme íbamos andando y hablando aquel locutor, el olor era cada vez más nauseabundo, no por el sentido de esta palabra en sí, sino sabiendo todo cuanto aconteció en aquel lugar, los asesinatos y muertes que cualquier asesino tuviera en su mente en su desarrollo. Los bloques de arcilla roja carcomida por el tiempo, les daba a aquellas mazmorras un lugar endemoniado y poseído por aquellas pandas de asesinos, de monstruos donde se hicieron verdaderas orgías de vicios no habituales y seguidos en estos días de todo tipo, las cuales no me atrevo en comunicar.

Hace unos días se han cumplido 71 años del fin de exterminio nazi, por las tropas soviéticas, y para esta efeméride en su día la ONU designó el día 27 de enero la Conmemoración en Memoria del exterminio de la víctima de este Holocausto, que para la vergüenza del mundo entero se ha quedado en nuestras mentes para el resto de nuestros días.

Me avergüenzo de querer seguir contando lo que vimos en aquella exposición de la masacre, donde se calcula que aproximadamente fueron asesinados y como he dicho de múltiples y habituales métodos que no conocemos y contado por el guía, que con pronunciación española nos contaba lo reflejado aquí y lo que se me ha quedado en el olvido por lo denigrante y abominables crímenes que como ser humano, no imagino que pudieran ocurrir. La humanidad debe ver lo que ocurrió en aquellas mazmorras y antros de Auschwitz, o al menos ver que solamente por ideología, rencor y odio los humanos somos capaces de hacer como las de aquellos viles nazis con los judíos y personas que aún me da miedo describirlas e incurrió en los mismo que aquellos bárbaros hicieron en aquella guerra. No hace falta recordar estas masacres el día de su aniversario.

Es tarea de todos los días el rezar al menos un padrenuestro por las almas asesinadas y que la humanidad no se hunda en esta crueldad que vimos los 40 compañeros. Que Dios nos ilumine en esta persecución y calvario.  Me viene como anillo al dedo una paremia grecolatinas que dice: Omne malum nascens facile opprimitur, inveteratum  fit plerumque robustius (Cicerón, Philippcao, V, 11 , 31) Todo el mal al nacer se reprime fácilmente, pero con el tiempo se hace más fuerte. También se puede decir intencionadamente con esta frase: hay que atajar el mal en sus inicios.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL