viernes de Dolores

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ayer viernes, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y los independentistas catalanes, encabezados por Quim Torra y Oriol Junqueras, tuvieron un “viernes de Dolores”, teniendo en cuenta que mientras el presidente del gobierno paria el gobierno a cuenta gotas, relegando en cada nombramiento el “poder” en el ejecutivo de su socio Pablo Iglesias, los independentistas catalanes veían cercenadas sus ilusiones de internacionalización de su proceso, con la negativa de las salas II y III del Tribunal Supremo, respecto a la condición de eurodiputado de Oriol Junqueras y la suspensión de su condición de hasta el momento presidente de la Generalitat Quim Torra.

Centrándonos en la composición del gobierno, en su parte socialista, ya que Podemos había filtrado los nombres de sus ministros a la prensa el pasado día 7, poco después de la investidura, cabe destacar los nombramientos de cuatro nuevas caras, marcando un perfil netamente económico a un ejecutivo que en esta materia dirigirá Nadia Calviño.

Destaca el nombramiento en la cartera de Exteriores de la guipuzcoana Arancha González Laya, hasta la fecha, Directora Ejecutiva del Centro de Comercio Internacional, la agencia conjunta de desarrollo de Naciones Unidas y la organización mundial del comercio, puesto que ha ocupado desde 2013.

En Seguridad Social, el designado ha sido José Luis Escriva Belmonte, hasta la fecha presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal desde 2014 y presidente de este organismo en la UE desde 2015.

Una ex juez y actualmente diputada de Podemos, Victoria Rosell, será la nueva delegada contra la Violencia de Género, quien, a pesar de depender del Ministerio de Igualdad, es de la máxima confianza del presidente del gobierno y cumpliendo con la cuota catalana del PSC, Salvador ILLA, mano derecha y segundo de Miquel Iceta, ocupará la cartera de Sanidad.

El resto de las carteras ministeriales de corte socialista, se quedan como están destacando únicamente el cambio de la portavoz del gobierno que será la ministra de hacienda María Jesús Montero en detrimento de Isabel Cela, que sólo ostentará la de educación.

Cabe destacar que, en el momento de redactar esta información, quedaba por conocerse quien ocupará la cartera de Justicia, una de las más importantes de esta etapa de gobierno, por las connotaciones catalanas, aunque la posibilidad de que este ministerio se una al de interior, es grande y que Fernando Grande Marlaska, sería el titular de esta cartera de ministerio “bicarteral”, parecen cada vez mayor, según se dice en fuentes políticas madrileñas.

El segundo de los acontecimientos de  este “viernes de dolores”, que estuvo combinado con el nombramiento de ministros que se filtraban como si fuera el sorteo de navidad, fue sin duda el hecho de que las salas II y III del Tribunal Supremo, dejaron hechos cisco a los independentistas catalanes, por no reconocer la condición de eurodiputado de Oriol Junqueras, que no es autorizado a salir de prisión para acceder a ese cargo, junto con la inhabilitación de Quim Torra de su condición de diputado del parlamento catalán, tal y como dictará hace pocos días la Junta Electoral Central, quien había emitido una resolución contra el presidente catalán acusado de delito de desobediencia. A este respecto, cabe señalar que una vez más la justicia española ha sido vilipendiada desde el independentismo catalán, tal y como sucedió en una rueda de prensa celebrada en la tarde del pasado jueves por Aragonés, vicepresidente de la Generalitat y miembro de Esquerra Republicana, quien llegó a acusar a la justicia española de ser autárquica, haber hecho un Brexit judicial desobedeciendo al TJUE e insultando a jueces, tribunales y todo aquello que lleve toga. Lo triste de esta circunstancia, es que nadie, ni CGPJ, ni Ministerio de Justicia ni nadie del entorno del partido del gobierno, salieran en defensa de la honorabilidad de los tribunales y tercer poder del Estado, para no molestar a quienes sustentan su gobierno, el independentismo catalán

En resumen, este “viernes de Dolores” que da comienzo a la “Semana Santa de Pedro Sánchez”, en la que como domingo de Ramos comunicará por teléfono a S.M. el Rey la composición del gobierno y en donde a partir del lunes, tendremos a los nuevos ministros hasta en la sopa, finalizará el próximo viernes que será “el viernes del miedo”, ante las medidas que tome el nuevo gobierno, una vez sentados en la mesa oval, de la sala de consejo de ministros de la Moncloa.

A partir de ahí, que nadie se queje porque si alguien no lo remedia, tenemos Sánchez y gobierno para los próximos cuatro años y ¡madrecita, que me quede como estoy!


PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL