SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hoy nos ha sucedido algo muy curioso e indignante en Facebook que, aunque sea bastante habitual, no deja de cabrearnos y ponernos de bastante mala leche. Esta mañana intervenía en el Congreso de los Diputados una representante de Bildu que ha dicho una cantidad de barbaridades más propias de un estado fallido o dictatorial que de lo que se supone debería ser un estado democrático como hipotéticamente es España.

Las barbaridades que ha dicho la diputada de Bildu han provocado el rechazo de los diputados de Vox, PP y Ciudadanos quienes han abucheado y protestado contra las palabras de la proetarra. En ese momento ha intervenido la presidenta del Congreso, Batet, para defender la “libertad de expresión” de la bildutarra. Todo ello ha provocado el aplauso de la bancada socialista.

Aquí hay que partir de varias cosas. Empecemos por decir que la intervención de Batet es una contradicción en sí misma puesto que pide respeto por la libertad de expresión para la diputada de Bildu pero no permite la libertad de expresión de los que protestaban ante los insultos de esta diputada proetarra.

Ana Pastor

Debido a esto hemos publicado un artículo titulado “Vergüenza de PSOE: Sus diputados aplaudiendo a la portavoz de Bildu“. Ese artículo ha sido censurado en Facebook puesto que Newtral, la empresa de Ana Pastor, lo ha calificado como un bulo, una noticia falsa. Es decir, en este país se impone el criterio empresarial o personal de una empresa que se dedica a la censura en las redes sociales con respecto al criterio y a la interpretación propia.

No, señores de Newtral, no es falso que nosotros tengamos un criterio y una percepción diferente a la suya, sencillamente es diferente y no tiene por qué ser el suyo el real y el nuestro el falso, porque son percepciones, criterios personales y opiniones. ¿No tenemos derecho a tener nuestra opinión o la tenemos que consultar con ustedes antes de publicar?

Pues al parecer no. Al parecer el criterio que rige en este mundo virtual de las redes sociales es el que ellos marquen. Porque si nosotros hubiéramos dicho que ha pasado algo que no ha pasado, que alguien hubiera dicho algo que no hubiera dicho, eso es cuantificable. ¿Pero realmente les parece normal que su interpretación personal de las cosas sea la válida? Pues parece que sí, parece que así funciona la nueva inquisición en España, los “verificadores”, el nuevo ministerio de la “verdad”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL