SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La verdad es que viviendo en España, cualquier persona medio normal no gana ya para sustos. Y susto es el que nos hemos llevado tras leer la noticia que publica en el día de hoy ‘Las Provincias’ referente a María Gombau, la mujer que asesinó y enterró a sus dos hijos en Godella (Valencia) el 14 de marzo de 2019.

Según los forenses encargados de examinar a María, esta no puede ser imputada porque padece una esquizofrenia paranoide de varios meses de evolución (antes del doble parricidio), y que tuvo un brote florido en el mes de marzo de 2019. Según los psiquiatras forenses, María «perdió el control de sus facultades mentales» y se produjo «una escisión de su mente» en el momento en que suceden los hechos criminales.

Los forenses argumentan que esta enfermedad hizo que en el momento del doble crimen de sus propios hijos la joven, de 27 años, tuviera anuladas sus capacidades intelectivas y volitivas y por lo tanto sea inimputable.

Presunta asesina Godella 15-M
La presunta asesina de Godella

En cuanto al padre, el fiscal ve «inverosímil» algunas de sus argumentaciones para justificar sus acciones esa noche, como el hecho de que no se percatara en ningún momento de la desaparición de los niños «porque estaba dormido» y no escuchara nada pese a que estaban todos en la misma cama, o cómo supuestamente se fue a buscarlos hasta el cementerio municipal con la investigada estando desnuda.

Leyendo toda esta información nos quedamos alucinados puesto que partimos de una base: alguien que mata, no está bien de la cabeza pero aún peor está alguien que mata a sus propios hijos. ¿Alguien dudaba que esta mujer tuviera problemas psiquiátricos cuando todos nos enteramos de la salvajada que había cometido con sus propios hijos?

Puede que sea necesaria la intervención de los psiquiatras forenses para determinar la enfermedad mental que padece. Pero nos parece terriblemente injusto que debido a esa enfermedad que le han dictaminado, María no sea juzgada ni imputada por este asunto. Llámennos locos, pero es más que evidente que alguien como ella no estaba bien de la cabeza. Todo esto nos parece terriblemente injusto puesto que por esa regla de tres habría infinidad de asesinos que no podrían ser imputados por sus delitos.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Bueno, en principio, y aunque lo publicado no lo nombra tan siquiera, cuando uno padece una enfermedad menal de esas características y comete un delito bajo su estado, es evidente que no puede ser juzgado según la legislación Penal, pero si puede ser sentenciado a recluirse en un establecimiento apropiado y ser sometido a tratamiento profesional. ¿Ha ocurrido algo de esto en el caso que nos ocupa? Lo publicado no lo menciona ni por activa ni por pasiva.

  2. Ya sabemos que en España las mujeres pueden hacer lo que quieran, y no pasa nada.
    Y si pasa, no importa…

  3. Creo que es de sentido común que esta mujer debe ser tratada y apartada de la sociedad (al menos hasta una supuesta recuperación), pues si en un brote ha matado a sus dos hijos, ¿qué no podría hacer a cualquier otra persona?.

Comments are closed.