SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Parece que el divorcio entre Manuela Carmena e Íñigo Errejón es un hecho más que consumado. Cuando la exalcaldesa de Madrid dio por muerto a Pablo Iglesias y a Podemos decidió unirse al proyecto de ‘Más País’ de Errejón al que, por aquel entonces, debía ver mucho más futuro que al proyecto de Iglesias.

Pero una vez pasadas las elecciones y certificado el batacazo electoral de Errejón, parece que Carmena se quiere hacer personar por Iglesias y el caudillo Sánchez dedicándose a hacer la pelota al nuevo gobierno de una forma descarada. Parece más bien un recordatorio para obtener otro cargo público que otra cosa.

El caso es que Carmena, sin ánimo de molestar, parece tener muy poca dignidad puesto que ya tiene una edad para estar en su casa haciendo magdalenas que para estar suplicando por un un puesto. Y esta no es más que una evidencia de algo que parece ir implícito dentro de los genes de un comunista de pro: el estar loco por seguir en el poder sea cuando sea y sea como sea.

En lugar de tener un mínimo de dignidad y mantener silencio ante unos socios a los que hace no tanto tiempo desprecio, las ansias por figurar de Carmena le juegan una mala pasada y prefiere quedar como una pelota a tener la dignidad de mantener un discreto silencio.

Almodóvar Anabel Alonso Ana Morgade Carmena
Manuela Carmena

Carmena es otra más en la izquierda que padecemos en España, no es ninguna excepción. A pesar de que se nos pretenda vender a esta mujer como una tierna abuelita de buenos sentimientos, no es más que otro lobo con piel de cordero cuya desmedida ambición no la calma ni siquiera la edad.

Patética imagen la que muestra esta mujer pretendiendo hacerse perdonar por los que antes rechazó. Patética y poco digna pero cuando lo más importante en la vida es el fin y no los medios, aguantan lo que les echen.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN: