Feminismo

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

 

Se habla mucho de la corriente ideológica del feminismo, pero ya desde la propia definición que establece la Real Academia de la Lengua Española sobre este término se puede comprobar que, en la práctica, el significado real, no se ajusta con la arbitrariedad que nos contempla el diccionario de esta gran institución española.

Según la RAE el feminismo es el “principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre” y las preguntas que yo hago respecto a esta definición son las siguientes: ¿Qué derechos le ha traído el feminismo al hombre? ¿En qué momento ‘el feminismo’ ha cedido en favor del varón restándole ‘privilegios’ o particularidades a la mujer con la finalidad de lograr un equilibrio real entre ambos sexos? ¿Cuándo ha pensado el feminismo en el hombre? Habrá personas que por hacer este tipo de preguntas se les pase por la cabeza eso de catalogarme de machista, pero para todos aquellos que crean que el hombre nunca ha sido oprimido y que siempre fue un opresor en potencia, quiero recordarles que hubo unos tiempos en los que tanto hombres como mujeres, sufrieron grandes injusticias y el motivo de ello, tuvo exactamente que ver con la lucha de clases.

En este etapa los ‘ricos’ que eran hombres y mujeres (aunque estas segundas, en la inmensa mayoría lo fuesen por ser consortes o ‘hijas de’) tenían el clasismo de hacer de menos a las personas por el simple hecho de pertenecer a un estatus inferior al que tenían los de jerarquía menor y sí, además de sufrirlo las mujeres, también lo padecían los hombres que estaban bajo el umbral de la pobreza y eso sin citar tiempos aún más lejanos en los que la esclavitud estaba a la orden del día y que tampoco hacía distinciones entre sexos.

El feminismo de antaño nada tiene que ver con el que tenemos en la actualidad. Es cierto que la mujer ha sufrido épocas de represión, sería de necios negar una evidencia como tal, pero esa primera corriente feminista, aunque no beneficiase al hombre tampoco lo perjudicaba y a su vez, luchaba en favor de aquellas mujeres que sufrían injusticias de toda índole, tanto a nivel personal como laboral. Esa movimiento de la primera ola y siguientes sí que eran dignos de admirar los cuales merecían y merecen todos los respetos y honores, en los que mujeres de todo tipo de pensamientos e ideales reivindicaban sus derechos con razones convincentes, frente a la sociedad neandertal que existía por aquel entonces, hasta que llegó la catalogada corriente feminista de cuarta ola, que en nombre de la ‘igualdad’ cometen una serie de actos que dejan mucho que desear y que precisamente, lo que hacen es apelar a la desigualdad, al odio y revanchismo frente al hombre. La mujer que no comulga con cualquiera de sus doctrinas feministas, de la misma manera que otro tipo de individuos sectarios años atrás los cometían en nombre de Dios; pero lo peor de este feminismo, no son las mujeres que poseen grandes complejos de inferioridad e inseguridad y que apelan al victimismo de su colectivo sino que lo acaban siendo aquellos partidos políticos que con tal de ganar adeptos se suben al carro de la falacia feminista y de las verdades a medias tratando a todas las mujeres de igual modo (despectivamente hablando), como si todas ellas estuviesen destinadas al apocalipsis del fracaso.

La incompetencia no tiene sexo, de igual modo que la mediocridad y la mujer que realmente es una triunfadora nata, tarde o temprano logra ejercer de lo suyo, por el contrario, las que acaban gritando en concentraciones feministas y apelando a las cuotas o privilegios, acaban siendo las mismas que gritan consignas llenas de mentiras como ‘patriarcado’, ‘sociedad machista’ y demás barbaridades, porque ellas de por sí, ven machismo en lo que el empresario ve competitividad de alguien para el cargo y ya sabemos todos, que en esta sociedad en la que vivimos, son muy pocos los hombres y las mujeres que apelan a la autocrítica y a sus carencias profesionales. Es mucho más fácil culpar al prójimo, en este caso al patriarcado como hacen las feministas de cuarta ola, que admitir que quizás su falta de talento haga que no acaben ni despuntando en lo suyo ni tan siquiera ejerciendo de ello.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. EL FEMINISMO ES SUPREMACISMO FEMINISTA, O MACHISMO FEMENINO.
    Defienden una situación DE PRIVILEGIO PARA LAS MUJERES.
    Esa es la dura realidad, y celebro que un chico tan joven, a juzgar por la foto, lo tenga tan claro…

Comments are closed.