Por sus obras le conoceréis

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En cualquier país medio normal del mundo, el hecho de que haya un gobierno de coalición de cualquier partido no implicaría lo mismo que implica en España el gobierno de coalición entre socialistas o comunistas: un gobierno multitudinario.

Pero el caso es que estamos en España y aquí casi todo funciona igual con la izquierda: todos quieren ser colocados. Las llamadas de los militantes a las altas esferas de los partidos preguntando el famoso “qué hay de lo mío” han tenido que contarse por miles. Y como aquí hay muchos favores que pagar y en la izquierda eso es lo más habitual, a colocar al mayor número de personas posibles en el gobierno.

Ya nos llegamos por 4 vicepresidencias y 20 ministerios, secretarios generales, asesores, directores generales… van a tener que expropiar medio barrio de Moncloa de Madrid para colocar a todos los enchufados y que cada uno tenga su edificio y su despacho, imaginamos que con sala de hidromasaje oculta, tal y como ha sucedido en Andalucía.

Memoria

Ahora imaginen por un momento qué sentirán alguno de los más pelotas militantes de PSOE o Podemos que no hayan conseguido aposentar sus reales posaderos en ningún puesto del gobierno, se tendrán que sentir como unos pringados, ¿no creen? Porque serán de esa gente que piense: “Tantos, tantos, ¿y por qué a mi no?” Se tienen que sentir fatal los pobres, tanto tiempo haciendo la pelota y no han contado con ellos.

Lo que supone una auténtica aberración, una auténtica locura de estos golpistas separatistas es que se vayan a gastar nuestro dinero de la forma en la que lo van a hacer. Con nuevos ministerios, con nuevos puestos, con más ministros… Si partimos de la base del cerebro de una de las vicepresidentas, Carmen Calvo, total, como el dinero público no es de nadie… ¡De vergüenza!

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL