SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Llama poderosamente la atención de qué forma van pasando al olvido ciertos acontecimientos de los que hemos podido vivir en España en los últimos años como si ya no se quisiera hablar de ellos. Y uno de esos acontecimientos sucedieron no hace tanto tiempo, fue en 2016 cuando tomó especial relevancia una noticia que ahora parece como olvidada, como si se quisiera correr sobre ella un tupido velo.

En 2016 saltaba a los medios de comunicación que el gobierno venezolano había dado a Podemos algo más de siete millones de euros a través de la Fundación CEPS. La entrega de esa suma se aprobó a través de un documento certificado con la firma del propio Hugo Morales. Ese documento se conoció con el nombre de “Punto de cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela” el 28 de mayo de 2008.

Y no solo se pretendían pagar los supuestos servicios prestados por esa fundación podemita. En un párrafo de ese documento se decía lo siguiente: “Adicionalmente, según lo acordado en el referido consejo de ministros, el consiguiente apoyo económico que significará para la Fundación CEPS esta contratación permitirá estrechar lazos y compromisos con reconocidos representantes de las escuelas de pensamiento de izquierdas, fundamentalmente anticapitalistas, que en España puedan crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano“.

En ese documento se recogía que desde el año 2003 hasta el 2007 se había abonado a CEPS la cantidad de 2.687.390 euros. A partir de ahí solicita a Hugo Chávez una partida de 1.650.700 euros para el ejercicio 2008 y otros 2.830.000 euros para el periodo 2009-2011. El total ascendía a 7.168.090 euros, una cifra muy superior a la que, en teoría, había cobrado CEPS de Venezuela, que hasta ahora, según sus memorias económicas, se cifraba en unos 3,7 millones de euros (CEPS trabajó para el chavismo hasta el año 2012, cuando Pablo Iglesias ya tenía en marcha su proyetco político, que se tradujo en el registro de Podemos como partido político en enero de 2014).

Y ahora que nos encontramos en el punto en el que nos encontramos con las recientes noticias sobre la reunión de Ábalos con la número dos del régimen de Maduro Delcy Rodríguez, o las noticias que nos van llegando desde Bolivia, muchos nos preguntamos: ¿por qué no se vuelve a hablar de este asunto ahora? Parece que hay ciertas cosas sobre las que ahora que Podemos pertenece al gobierno no se quieren hablar cuando las pruebas son tan sumamente evidentes. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL