egocentrismo

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Cada vez que veo un debate en el Congreso, hoy, el de la investidura de un felón como no ha habido hasta ahora en el actual régimen. Me acuerdo de una de las habituales cartas dominicales que escribía Pedro J. cuando era director de aquel legendario periódico y cuando no estaba encoñado como lo está hoy. Eran los primeros años de la actual democracia. Nos habló en ella, no recuerdo la motivación ni la orientación de la misma, de que tras ganar las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, Abrahán Lincoln, le preguntaron como podía nombrar vicepresidente de su gobierno al candidato del partido vencido. Mi país no puede prescindir de un ciudadano tan eminente, más o menos, fue la respuesta.

En el primer gobierno del actual régimen presidido por Adolfo Suárez estuvo formado por personas del todo eminentes y de reconocido prestigio social. Lo sucedió el de Felipe Gonzalez que mantuvo también un gran nivel como sucedió con el de Jose Mª Aznar. Desgraciadamente para los españoles, la llegada del innombrable y muy consciente de su mediocridad, se rodeó, en general, de gente aún más mediocre que no le pudieran hacer sombra. Esa conformación de gobierno, Justifico que en lo sucesivo pudiera llegar cualquier hooligan de escasa formación a niveles de responsabilidad y de gobierno en la política española. No nombraré a nadie, es de humano querer mejorar, pero es España la gran perjudicada.

Tras el debate de investidura he recuperado el optimismo. Además de ver y oír a grandes hombres y mujeres valientes –palabra, hoy casi carentes de significado por su ausencia- y con sentido de estado. Lo que los ciudadanos de a pie entendemos como personas con vocación de servicio público, de amor o respeto al prójimo pero también, trabajando por un futuro para sus hijos. Naturalmente, todos estaban en el lado de los constitucionalistas. Los demás siguen ahondando en la senda de la felonía.

Determinante ha sido, la valentía y decisión que Santiago Abascal ha irradiado para que otros compañeros constitucionalistas, aunque de diferentes partidos, hayan demostrado también su valentía. Ayer Pablo Casado brilló como muy pocas veces he visto hacerlo a nadie en este desempeño. Inés arrimadas, seguro que nos dará muchas tardes de gloria. Sergio Sayas, al que no conocía, rayó también de forma sobresaliente y por último Isidro Martinez -no en vano es descendiente de Don Pelayo- acabó haciéndonos florecer a todos, esos sentimientos que nuestros Tercios pasearon por toda Europa y dejaran un nivel, nunca superado en el mundo.

Pero si todo lo dicho fue y será determinante para el gran futuro de España, no se queda atrás, otro grandísimo acontecimiento que se ha dado en el actual Congreso y que será para recuperar aún mas rápidamente, la senda adecuada. La llegada de dos juristas de máximo nivel como lo son Macarena Olona y Edmundo Bal. Es verdad que no hay peor tranfullero que un jurista en ese empeño, pero de la misma manera, no hay mayor garantía para la defensa de la justicia, que un gran conocedor de las leyes, empeñado en la defensa de su nación.

No sé lo que pasara el próximo día siete, pero estoy seguro, que el felón y su banda, que solo defienden su ego, tienen los días contados. Ayer, se sentaron las bases, para la vuelta al sentido común y a la decencia y con ello a recuperar el autentico sentido de la justicia que pasa entre otras cosas, por derogar las leyes que solo buscan ahondar en las trincheras y enfrentar al pueblo.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

También te puede interesar...


Otras sugerencias


Artículo anteriorLa abdicación de Sánchez pasa a manos enemigas
Artículo siguienteEl torero que odiaba a los toros negros
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.