En junio de 1994, pocos días después de las elecciones al Parlamento Europeo, la televisión pública vasca organizaba un debate político para analizar los resultados. A ese debate acudían los miembros de tres partidos políticos. Por parte del PNV acudía Joseba Eguibar, por parte del PP acudía Gregorio Ordóñez y por parte del PSE acudía Fernando Buesa.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

De ese debate solo Joseba Eguibar permanece con vida. Gregorio Ordónez fue asesinado por ETA el 23 de enero de 1995 y Fernando Buesa fue también asesinado junto con su escolta, Jorge Díez Elorza, el 22 de febrero de 2000.

El jueves 23 de enero de 1995, un encapuchado se acercó por detrás a Gregorio Ordóñez y disparó contra él mientras comía en el Bar La Cepa de la parte vieja de San Sebastián. Estaba acompañado por María San Gil y Enrique Villar, secretarios del Grupo Popular, y una funcionaria del Ayuntamiento. El asesino hizo un solo disparo que le atravesó la cabeza y después salió huyendo. Nadie en el bar se extrañó de que llevara cubierta la cabeza porque estaba lloviendo.

María San Gil salió corriendo detrás del pistolero sin pensárselo mucho. Cuando se dio la vuelta, Gregorio estaba ya muerto. Poco después se dirigió a casa de la mujer de Ordóñez, Ana Iríbar, para comunicarle la noticia.

El 22 de febrero de 2000, el portavoz del Partido Socialista de Euskadi en el Parlamento vasco y secretario general de los socialistas de Álava, Fernando Buesa Blanco, y su escolta, Jorge Díez Elorza, caminaban desde su domicilio a su oficina, a trescientos metros del despacho del lehendakari Ibarretxe.

Fernando había salido de su casa en la calle Alava y, acompañado por uno de sus hijos y por su escolta, se dirigía a pie a la zona de las universidades. Tras despedirse de su hijo en el Colegio de Ingenieros, donde participaba en un máster de Medio Ambiente, el político y su escolta prosiguieron por la acera unos metros más, ya en la calle Juan Ibáñez Santo Domingo.

Antes de llegar a la esquina con la calle Nieves Cano, una fuerte explosión, que pudo oírse en gran parte de la ciudad de Vitoria, acabó con sus vidas. Era poco antes de las 16:30 horas y en el campus universitario había en esos momentos una gran afluencia de estudiantes.

Ni olvido, ni perdón.

REALIZA COMPRAS SEGURAS A TRAVÉS DE PAYPAL SIN DAR NÚMEROS DE TARJETAS NI DE CUENTAS BANCARIAS, SOLO CON TU CORREO ELECTRÓNICO

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. ¿Y esos asesinos, hijos de puta, pretenden que están reinsertados en la sociedad, y qué aquí no ha pasado nada…?

Comments are closed.