El martes 30 de enero de 1979 ETA asesinaba en Anzuola (Guipúzcoa) a JOSÉ FERNANDO ARTOLA GOICOECHEA. ETA justificó el asesinato acusándolo de ser un confidente. Sin embargo fuentes policiales manifestaron que José Artola era simplemente “un hombre de derechas”, pero que no era confidente de la Policía ni de la Guardia Civil.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

José Fernando había sido amigo de Luis Candendo Pérez, trabajador de Altos Hornos de Vizcaya y militante de UCD, que también fue asesinado en Anzuola por ETA el 9 de noviembre de 1978. Su viuda fue una de las asistentes al funeral que se celebró el miércoles 31 de enero en la iglesia parroquial de la localidad guipuzcoana, al que asistieron unas 400 personas.

Tras recabar datos sobre José Fernando, miembros del grupo Besaide de ETA hicieron un primer intento de asesinarlo el 28 de enero, pero no lo consiguieron al no localizar a su víctima. Dos días más tarde repitieron la operación. Robaron un coche en Zumárraga, introdujeron a su propietario en el maletero y se dirigieron a Anzuola. Cuando José Fernando se encaminaba hacia su domicilio, acompañado por un vecino, los pistoleros se pusieron a su altura y le dispararon, perforándole el hígado y el diafragma. Falleció mientras era trasladado al Centro de Urgencias de Vergara.

En diciembre de 1981 la Audiencia Nacional condenó a José Ramón Bidaburu Otaduy, Félix Bengoa Unzurrunzaga y Ramón Arzamendi Medinabeitia a 26 años de prisión por este atentado.

José Fernando Artola Goicoechea, de 54 años, era natural de Hernani. Era representante de comercio, estaba casado y tenía dos hijos.

SÍGUENOS EN LBRY, LA PLATAFORMA EN LA QUE PUEDES OBTENER INGRESOS VIENDO VÍDEOS 

 

Fuente