SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Parece que últimamente una de las bases de algunas mujeres para ser reconocidas en su feminismo militante es se más simples que el mecanismo de un chupete y más ordinarias que un bocadillo de tornillos, pero por suerte no son la mayoría.

Pero una de las que más gala hace de su simpleza y su ordinariez no es otra que Cristina Fallarás, la reina del agua con misterio y de los vapeadores de “costo”. Y con esa actitud de la que hace gala continuamente y de la que parece sentirse tan orgullosa lo único que provoca es una gran repulsión en la mayoría de la gente normal, aunque ya sabemos que no es ese el “público objetivo” del que Fallarás pretende vivir.

Y no, dado que nosotros no somos comunistas como ella no pretendemos que piense igual que nosotros, así es como funciona la ideología en la que ella milita y, por fortuna, no es la nuestra. Lo que debería pedírsele a esta “alma cándida” es, al menos, un poco de respeto por quien no piensa como ella o, como mínimo, que no manipule y que no tergiverse las opiniones de quienes estamos a favor del famoso Pin Parental.

Pero pedirle eso es como un imposible. Y no ya solo porque ella sea una basta y una ordinaria, es que vive de ello. Es que gracias a su “bastez” y a su “ordinariez” ella se gana la vida y puede pagar esas facturas que antes no podía pagar, motivo por el que se pasó por todas las televisiones intentando dar pena y mendigando un empleo.

Ahora que lo ha conseguido, ahora que se ha convertido en musa de la basura y la putrefacción, de lo peor de cualquier sociedad normal va de sobrada y de diva. Y todos nos la imaginamos con cigarrillo entre los dientes, vaso en la mano izquierda y mano derecha en el teclado tuiteando barbaridades como estas: “Los del #PINParental educan en la fe de: La mujer viene de una costilla del macho. La muy puta le tentó con una manzana y nos jodió la vida. Una paloma se tiró a otra mujer, que, pese a permanecer virgen tras el palomazo, parió a un crío. A quienes argumentáis: ¡Cejad en el empeño!

Chica, produces tanta grima que das hasta la sensación de oler mal.

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


1 Comentario

  1. Con Cristina FOLLARÁS, como decían sus antiguos compañeros de la facultad de filosofía de Zaragoza…
    (Pues esta de periodista, tiene lo mismo que o de maestro armero).

Comments are closed.