SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El día en el que se repartieron los cerebros, Alberto Garzón debía estar de vacaciones en Nueva Zelanda con su hermano y algunos compañeros de coalición política más. De lo contrario no se entiende cómo puede ser capaz de decir tantas tonterías seguidas sin decir algo medianamente razonable.

Pero es que no es solo una vez, son muchas las veces en las que este sujeto, más que probable futuro ministro, dice unas tonterías más propias de una mente por formar, que la de una persona adulta y medianamente razonable.

El caso es que tras la intervención en el día de hoy de una representante de Bildu en la que se ha dedicado a insultar al Rey e incluso a las víctimas del terrorismo, al miserable de Garzón no se le ocurre otra cosa que salir en defensa de la proetarra insultando a las víctimas y a todos aquellos a quienes, poco antes, había insultado la propia proetarra.

No se puede caer más bajo que este chico. No se pueden decir más tonterías que las que dice. Da la sensación que le pagan un euro por cada bobada que dice y llega a extremos insospechados para conseguir cumplir con el cupo diario. Y ha llegado a tal extremo que incluso Arturo Pérez-Reverte se lo ha recriminado el otro día en las redes sociales.

Parece que las ansias por alcanzar el poder en este país lo justifican todo. Pero el fin no puede nunca justificar los medios y llegar al poder pisoteando los cadáveres de hombres, mujeres y niños que los etarras, ahora jaleados, han dejado tras de sí, no puede tener perdón alguno.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

Comments are closed.