SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ténganlo claro, señores, cualquier crítica que reciba una mujer de Podemos, mucho más si es Irene Montero, es un ejercicio de machismo. Lo de que Pablo Iglesias lo haya hecho de una forma tan vergonzosa y descarada con Ana Botella es, simplemente, libertad de expresión. Y como todos sabemos, solo se tiene derecho a la libertad de expresión si se es podemita, si se es de cualquier otro signo político, sobre todo si se es de derechas, no.

Todos recordamos lo que dijo Pablo Iglesias en su momento de Ana Botella y del puesto que ocupaba por aquel entonces. Dijo de ella y de su marido absolutamente de todo. El respeto hacia las mujeres, del que tanto ha cacareado siempre, se caba en el mismo momento en el que está hablando de una mujer que tenga otra ideología política o que milite en otro partido, en este caso del PP.

Ahora vean de qué forma ha contestado sobre un asunto similar, pero esta vez cuando era preguntado sobre Irene Montero, en Antena 3. Estamos hablando de un caso, no idéntico, en este caso peor del que él criticaba de Ana Botella puesto que Aznar no ocupaba en aquel momento ningún puesto en el Ayuntamiento de Madrid. Escuchen cómo se defiende de las críticas ante el dedazo por el que se coloca a Irene Montero por tener un único mérito: ser la pareja de Pablo Iglesias.

Es decir, criticar a Irene Montero está muy mal porque es machismo, hacerlo con Ana Botella está muy bien porque lo dice él. Es absolutamente indescriptible la cara tan dura que tiene esta gente. Pasarán a los anales de la historia por ser unos desvergonzados y unos caraduras mentirosos que no tienen escrúpulo alguno.

¿Es posible que se pueda tener tan poca vergüenza?

PUEDES COLABORAR CON EL DIESTRO HACIENDO UNA DONACIÓN:


1 Comentario

  1. Tanto este sujeto como Sánchez tienen la cara de piedra y la conciencia también; si no, no podrían gobernar.

Comments are closed.