presidente

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Zapa-bis sigue su hoja de ruta. ¿Y cuál es esa hoja de ruta me preguntarán? Pues yo lo tengo bastante claro. El presidente en funciones, que cada día funciona peor, solo aspira -como al principio- a perpetuarse en el poder y, si fuera posible, a sustituir a Felipe VI tan pronto como pueda ser y “cueste lo que cueste”. Por lo pronto está valiéndose en los últimos tiempos de orillar a nuestro Rey, con unas maniobras tan insultantes como intolerables que ya hay mucha gente en su partido (y no solo de la “vieja guardia”) que se teme lo peor ante el próximo futuro.

El tiempo -siempre inexorable- nos mostrará en breve el resultado de sus “juegos de palabras” y sus acciones incomprensibles con unos y otros que conducen a una confusión muy peligrosa. El Parlamento se está transformando en un verdadero circo y las izquierdas, los separatistas y demás enemigos de la Constitución se están frotando las manos. A mi modo de ver esta situación no tiene nada más que una de las dos siguientes soluciones.

  1. Que por parte de los compañeros más cercanos a él le hagan beber una pócima mágica mediante la cual torne su actual modo de ser errático e incoherente y no pacte con comunistas, filo etarras, separatistas y antimonárquicos que aspiran a la ruptura de España.
  2. Que una veintena de los diputados del PSOE, contrarios al disparate que quiere hacer su líder -y que están de acuerdo con la opinión manifestada hace unos días por Alfonso Guerra -en un acto de verdadero patriotismo, no le presten su apoyo en la investidura, por el bien del propio PSOE y de España.

De no darse alguna de estas dos soluciones, el peligro que se cierne sobre nuestra patria puede ser incalculable. Toca decir:  ¡¡¡Viva la Constitución!!!