SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el día de ayer, los separatistas se querían hacer notar debido al partido de fútbol que disputaban el Barcelona y el Real Madrid. Y como es habitual en ellos la forma de hacerse notar era perjudicando al prójimo y haciéndole la vida imposible a todo el mundo a su alrededor.

Y como es normal eso acaba con la paciencia de cualquiera. Y acabó con la paciencia de una valiente mujer que se desplazaba en moto por la ciudad y que estaba sufriendo los abusos habituales de esta gente. Abusos que, además, han sido permitidos y jaleados desde la propia Generalidad de Cataluña.

Una vez acabada su paciencia, la mujer ya saltó y les puso las pilas a todos estos mamarrachos que se creen que la ciudad es suya, que las vidas de los demás también y que, por lo tanto, pueden hacer absolutamente todo lo que les de la gana.

Más clara no pudo ser esta mujer con lo que les dijo a todos esos impresentables: “Si solo sois cuatro perroflautas y cuatro jubilados que no tenéis otra cosa que hacer”. Y es que es así, son cuatro lerdos muy pesados que no hacen más que dar guerra y decir sandeces porque carecen de argumentos ya que cuando la mujer añadió que esa ciudad la habían levantado también “andaluces y extremeños” uno de ellos contestó con la gran sandez del día: “mi padre era andaluz y republicano”.

El tonto del pueblo

¿Y qué, tonto a las tres? ¿Y eso te da derecho a alterar las vidas de los demás y hacer con ellas lo que a ti te venga en gana? Su padre sería andaluz y republicano pero tiene un hijo al que le faltan varios veranos.