SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Da un terrible miedo ver de qué forma se está normalizando la muerte en lugar de luchar por mantener la vida y de luchar por ella. Se están practicando abortos de una forma tan exagerado y se están normalizando tanto que, en lugar de lo que realmente son, un asesinato, se está tratando un aborto como si se tratara de extirpar un apéndice del cuerpo de la madre cuando de lo que se trata en realidad es de la vida de un ser humano, de su propio hijo.

Y estamos llegando a un extremo tan exagerado de egoísmo que se acaba con la vida del ser humano que va a nacer incluso cuando se detecta que pudiera no ser perfecto, aunque no haya la absoluta seguridad que sea así. Se busca la perfección absoluta, aunque solo sea en el plano físico, y cuando esa perfección absoluta no se va a dar parece que el consejo de muchos médicos es que se solucione practicando un aborto.

Un caso como ese es el que describe la tuitera @soycarlanicole en un mensaje publicado en Twitter para agradecer a su madre que optara por luchar por ella y permitirle vivir, en lugar de hacer caso a quienes le aconsejaban acabar con su vida debido a que creían que venía al mundo con malformaciones: “Le pidieron a una madre primeriza que abortara por una supuesta malformación, y durante 7 meses dijo que no, porque sabía que yo era su hija, no su decisión. Luego, la hicieron sufrir durante 13 horas, hasta que decidí nacer hoy se cumplen 25 años de agradecimiento eterno

Esto del aborto será algo de lo que, tarde o temprano, las personas se empiecen a dar cuenta de la aberración y la locura que representa. Y cuando ese momento llegue, que llegará, se mirará hacia atrás y la gente se tirará de los pelos por la auténtica locura, por la aberración que se ha cometido durante décadas. Nadie tiene derecho a matar ni a decidir sobre la vida de otra persona, ni siquiera una madre.