Como todos sabrán se ha producido una ridícula venta en la Art Basel Miami Beach. El “artista italiano” Maurizio Cattelan ha pegado un plátano a una pared con cinta aislante y esa “obra de arte” ha sido vendida por 120.000 dólares a un coleccionista que debería hacérselo ver.

Cattelan tituló a su obra Comedian y explicaba que la pieza pretende hacer reflexionar sobre el valor que le damos a las cosas y qué tipo de objetos valoramos. Nada tenemos que decir de Cattelan puesto que no es culpa suya que haya gente ridícula y absurda que pague ese dineral por algo tan ridículo como un plátano pegado a una pared.

Cualquier cosa vale lo que alguien esté dispuesto a pagar por ella y si hay chiflados que están dispuestos a pagar ese dineral por algo tan absurdo, el problema es de quien lo pague, no de quien lo venda.

Pero el caso es que la noticia de esa venta ha dado la vuelta al mundo y en todas partes se habla de ello. Tras enterarnos de una noticia como esta nosotros pensamos que el problema que tiene el mundo no es el cambio climático, tal y como afirman Greta y los “Gretinos”, el problema que tiene el mundo es la estupidez y eso sí que de verdad puede acabar con todos nosotros.

Pero en el día de ayer sucedió algo con lo que no hemos podido parar de reír. Un hombre que visitaba el Art Basel, despegó el plátano de la pared y, dando las gracias a Cattelan, peló el plátano y comenzó a comérselo diciendo que estaba muy bueno ante el estupor de los visitantes. Seguidamente se dirigió hacia él una representante de la muestra y le pidió que le acompañara. El hombre, sin borrar la sonrisa de su cara, se despidió de todos los anonadados presentes diciendo: “Nos vemos después de la cárcel, chicos”.

El autor del “platanicidio” se llama David Datuna, quien se describe a sí mismo como un artista estadounidense de origen georgiano que vive en Nueva York, saca el plátano de la pared blanca, lo pela y se lo come frente a una multitud de personas curiosas. Él ve en su intervención una actuación artística a la que que tituló “Artista hambriento“.