Se pueden decir muchas cosas sobre la sentencia del caso Arandina. No vamos a valorar los hechos, desconocemos los pormenores de la investigación. Tampoco vamos a valorar si hubo agresión sexual, la sentencia, aunque recurrible, dice que sí y, de momento, nos vamos a quedar con eso.

Lo que sí vamos a valorar es la condena comparándola con otra condena también reciente como ha sido la de Rodrigo Lanza en el caso del asesinato de Víctor Laínez. Los exjugadores de La Arandina han sido condenados a 38 años por agresión sexual y Rodrigo Lanza a 5 por matar a un hombre. En el caso Arandina hay una investigación y la palabra de los acusados contra la palabra de la acusación, más las pruebas pertinentes.

En el caso de Rodrigo Lanza está también la investigación, las pruebas y dos evidencias: la primera es que hay un cadáver, que es el de Víctor Laínez. La segunda es que el autor de ese crimen es Rodrigo Lanza. Ahora comparemos: ¿una agresión sexual es mucho más grave que un asesinato? Evidentemente no. ¿Merece un castigo tanto la agresión sexual como el asesinato? Por supuesto. ¿Es más grave una agresión sexual que un asesinato? Lógicamente no.

Fiscalía Rodrigo Lanza Víctor Lainez
Fotograma de documental de Rodrigo Lanza

Televisiones a precios espectaculares

Entonces ¿por qué sufre un castigo más duro el agresor sexual que el asesino, mucho más si tenemos en cuenta que ese asesino ya había dejado un policía tetrapléjico con anterioridad? Pues por desgracia solo cabe una respuesta: por el qué dirán. Por cómo reaccione la sociedad en la calle. Es decir, parece que la Justicia últimamente dicta sentencias en función a la repercusión social que puedan tener dichas sentencias. ¿Alguno de ustedes ha visto las caras de los agresores en manada extranjeros con la misma claridad de la de los jugadores de La Arandina o de la “manada”? No, ¿verdad?

Ante todo esto solo cabe una reflexión: ¿qué futuro tienes en España si eres hombre y una mujer decide arruinarte la vida? Ninguno. Y desde luego mucho peor que el de un asesino chileno que va de “antifascista” por la vida y que es nieto de un jerifalte de la dictadura de Pinochet.

Y comparando uno y otro caso, ¿qué se puede decir de la Justicia española? Que es de todo menos valiente y ciega. ¿Y de la Constitución? Que no existe porque los españoles no somos iguales ante la Ley. ¿Y qué conclusión podemos sacar de todo esto? Que España va a acabar muy mal.

1 Comentario

  1. ¿Chileno sólo?
    Con ser emigrante tienes patente de corso.
    ¿Estás condenado por abuso sexual y eres español ? Prisión provisional y condena larguísima. Tus datos, filiación, domicilio, foto, color de los calzoncillos, persguir a tus padres y familia, mostrarlos en televisión, afrentarlos hasta el delirio, sin ser responsables de nada.
    ¿Eres emigrante? Libre y una condena ínfima. Ni tan siquiera citan que lo eres, no sabrán tu identidad. A lo sumo dos iniciales. Jeeeeeeeeeee.
    ¿Son ellos, los emigrantes, los listos? NO.
    Somos nosotros los especimenes más indignos de la tierra que lo permitimos.

Comments are closed.