No es la primera vez que detrás de la bonita y biensonante frase esa de “ayuda humanitaria” se esconden aberrantes abusos contra la población “ayudada”, sobre todo abusos sexuales y sobre todo desde ONG y organismos de la ONU. Ahora ha vuelto a salir a la luz un nuevo escándalo, esta vez en Haití y esta vez los agresores son miembros de los cascos azules que se encuentran desplazados en aquel país.

Según publica ‘ABC’ y basándose en un estudio publicado por “International Peacekeeping“, no se llegan a dar cifras pero parece que tras 2.000 entrevistas realizadas a mujeres de aquél país serían muchos los niños nacidos en Haití debido a las relaciones mantenidas por miembros de los cascos azules en aquél país. De hecho, tal y como figura en la misma noticia, en el país caribeño se han acuñado términos como «bebés cascos azules» o «pequeños Minustah» para referirse a los niños fruto de estas relaciones con miembros de la misión de la ONU (2004-2017), diferenciados de los hijos de haitianos.

ONU nos toma por gilipollas

No es la primera vez que se dan noticias como estas en países pobres y a los que acuden a “prestar ayuda” distintas ONG o incluso diversas asociaciones de Naciones Unidas. Tal y como publicamos en 2018, casos similares de abusos sexuales se habrían producido en Siria a cambio de la ayuda humanitaria. También en 2018 publicamos los casos de Intermon Oxfam y la denuncia que se había realizado contra varios miembros de esta organización por sus los abusos sexuales cometidos tras el terremoto de aquel país. O el caso de pederastia del que se había acusado a un miembro de UNICEF, Peter Dalglish y por el que fue detenido en Nepal también en 2018.

Parece que este nuevo asunto es tan solo uno más y solo nos queda imaginar de cuántos de ellos no tendremos ninguna noticia y no salgan nunca a la luz. Da asco que haya gente capaz de aprovecharse de esta forma de gente que lo está pasando tan mal.

Enlace directo a la noticia de ABC

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL