Cardenal

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pregunta la Juez de Instrucción núm. 10 de Barcelona al investigado, nada menos que un Príncipe de la Iglesia, el Cardenal Omella, Arzobispo de Barcelona: “¿Cuál ha sido su papel entre la Congregación del Clero y mosén Barco?”

A lo que este contestó: “Yo he sido la paloma mensajera”. (pág. 39 del libro Barco contra Omella. En defensa propia, de Jacques Pintor, Amazon, 2019).

Pero una paloma mensajera que no ha entregado, o ha hecho desaparecer la principal prueba de descargo contra el sacerdote ahora reducido al estado laical: las pruebas de ADN que confirman que no es el padre de la niña por cuya paternidad se le pretendía apartar del sacerdocio.

Y, por la cual, pese a la total inconsistencia de la acusación, se le echó de malas maneras…Por medio la figura del espía del Papa Francisco, el hombre que le susurra al oído, ¿lo qué quiere oír…?

Un hombre que execra maldad en sus escritos, injuriando y calumniando a diestro y siniestro a todo el que se cruza en su camino, y “jefe” de facto del espionaje papal. Veamos que dice de él Religión Digital: “Obispos consultados por RD apuntan a qué esta tanda de ejercicios espirituales dirigidos por Germán Arana, S. J., son mucho más… Es la forma en la que el padre Arana inicia los contactos con los que completar la red paralela de informantes sobre la Iglesia en España”.

Excuso decirles que los clérigos con insuficiencia mitral, es decir casi todos, se apuntan voluntarios a esos extraños “ejercicios”, y hasta hostias, y no de comunión precisamente, por ser seleccionados para participar en ellos, y poder ser chivatos, o si se prefiere, confidentes, del espía del Papa.

Es decir, Arana es los oídos del Papa en España, y sus informes van directamente a Francisco, sin pasar por intermediario alguno. Y no solo eso, sino que es un auténtico injuriador de sus “hermanos” en el sacerdocio. Veamos que dice de don Miguel Ángel Barco, en la parte que mi pudor y sentido de la vergüenza ajena me permite publicar:

“El perfil sacerdotal de D. Miguel Ángel Barco, párroco de Épila, es siniestro. Seminarista catalán que formaba parte de un movimiento de promoción de la liturgia preconciliar, liderado por Mons. Mariné, un hombre oscuro y desequilibrado. (…) lo describen como un mitómano, afeminado, coleccionista de ornamentos antiguos, prepotente. Se convierte en el hombre de confianza de D. Manuel (…)” Ureña, a la sazón Arzobispo de Zaragoza. (pág. 53, ob. cit.).

Es decir, este siniestro jesuita aplica a los demás calificativos que describen su personalidad: oscuro, desequilibrado, prepotente, que solo ve maricones por todas partes. Como dice el refrán, dime con quién andas, y te diré como eres.

Acusa de afeminado a un sacerdote al que también acusa de ser padre de una hija, extremo este falso, de toda falsedad. Y pienso que lo mismo sucede con la otra acusación…

Injuria gravemente y por escrito a Mosén Mariné, al que sin duda por error llama Monseñor, y no es que no lo mereciera, que sin duda lo merecía, pero nunca fue honrado y reconocido con esa distinción pontificia.

No solo eso, sino que el cardenal arzobispo de Barcelona ni siquiera se molestó en presidir su entierro, y ello a pesar de haber construido, prácticamente a sus expensas, una nueva Iglesia, la de San Félix África, y atraer a ella a una buena parte del pueblo gitano, por desgracia en manos de sectas protestantes, a los polacos, y no me refiero a los catalanes, sino a los de Polonia, cuando permitió que la Virgen de Czestochowa fuese entronizada en la capilla construida al efecto dentro del templo parroquial…

En realidad el fondo del asunto en mi modesta opinión, es una lucha de poder entre la “nueva iglesia”, que no pasa de ser una ONG más, por no decir una organización de jetas, que viven opíparamente del dinero público, con las iglesias vacías, y una gran deserción de vocaciones, a excepción de algunos homosexuales y pederastas, que encuentran en el “servicio” religioso un trabajo mal pagado, pero en el que solo hacen “servicios mínimos”: alguna misa de vez en cuando, algún bautizo, comunión o boda, cada vez menos, ante la descristianización de nuestra sociedad -¿o debería decir suciedad?-, y la lata de la extremaunción, que hay gente que no te dejan tranquilo ni cuándo se están muriendo.

Un trabajo sencillo, escaso, que te permite seguir formándote, vivir tu vida, atender a tu familia, en su caso, dar clases, etc.

Por el contrario, y de frente, una Iglesia tradicional, que le gusta celebrar la Misa Tridentina, que es partidaria del apego a la tradición y las costumbres, convencida de que fuera de la tradición todo es traición…

Y las luchas de poder entre los “progresistas” y los “conservadores”, con el telón de fondo de la gran influencia que la Obra tiene en Aragón, en particular, y en España, en general.

Dicen que la cuerda siempre se rompe por el sitio en dónde está más débil, y así ha sucedido con don Miguel Ángel Barco, aunque no cabe duda que el Arzobispo don Manuel Ureña ha sido también vencido en esta lucha.

Vencidos, pero no derrotados, ni el uno ni el otro, pues el Padre Barco, “sacerdos in aeternum secundum ordinem Melchisedec” sigue luchando denodadamente por sus derechos arrebatados, y el arzobispo emérito de Zaragoza callado muy prudentemente, aunque yo en su lugar, me dedicaría a querellarme contra Germán Arana, el Fouché del Papa Francisco I, y pongo lo de primero porque Dios no quiera que haya un segundo. ¡Ni creo que quedara ya Iglesia que lo resista!

En medio los católicos de a pie, que no sabemos a qué atenernos, aunque en estos casos de enfrentamientos entre instituciones y próceres, yo siempre lo tengo muy claro: me posiciono al lado del más débil, en la seguridad de que una gran parte de la razón es suya.

Al fin y al cabo, mi blog se llama Navegando Contracorriente…

Laus Deo.

(Continuará…, si preciso fuere).

También te puede interesar...

Artículo anteriorFlorián Rey, la deslucida posteridad de un coloso de nuestro cine
Artículo siguienteProhibido reír
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

2 Comentarios

  1. OMELLA ha demostrado, y con creces, ser un prepotente y engreído, que está dispuesto a pisotear a quien haga falta…
    ¿Y este sujeto ASPIRA A SER EL FUTURO PAPA?
    Dios no lo quiera.

  2. Como dicen los EVANGELIOS, concretamente LUCAS, 8, 17:

    “No hay nada oculto que no se descubra algún día,
    ni nada secreto que no deba ser conocido y divulgado”.

Comments are closed.