Calentamiento global

La verdad es que llegamos a preguntarnos qué tipo de beneficios obtendrán los grandes medios para ponerse de acuerdo en según qué cosas. En estos días, como es lo que toca, todos se ponen de acuerdo en el asunto del cambio climático y en esperar la llegada de Greta Thunberg a España como si se tratara de la llegada del mismísimo “Mesías”.

Y ahora, desde esos grandes medios se nos intenta incrustar en nuestros cerebros como sellado a fuego los peligros que todos correremos con el famoso cambio climático. Estamos en ese punto de “os vais a morir todos” con el que llevamos desde la década de los 60 y 70 del siglo pasado, años en los que ciertos científicos hacían predicciones catastrofistas a modo de futurólogos, predicciones que, por otro lado, no han llegado a cumplirse.

Da igual que aparezcan otros científicos explicando los “cambios climáticos” que ha sufrido la tierra a lo largo de toda su historia y de los que no ha sido responsable el hombre puesto que ni siquiera existía. Da igual que otros expliquen las rotaciones de la tierra y lo absolutamente normales que son esos cambios climáticos que se producen cada cierto tiempo y que forman parte de la propia naturaleza de nuestro planeta.

Greta

Ahora hay dinero de por medio y no van a parar hasta convencernos de que, en nuestra gran insignificancia, nosotros somos los culpables de todos los cambios que se produzcan en nuestro planeta a pesar de que sea más que evidente que no somos absolutamente nada. Y muchos de esos que ahora levantan los brazos y se dan golpes de pecho para luchar contra “el cambio climático” son los que dejan basuras donde les da la gana y les importa bien poco ir dejando su porquería por donde pasan.

Pero eso da igual porque en lo único que vive instalado el género humano es en las modas. Esto que está sucediendo ahora no es más que una moda y como moda que es hay mucha gente que se va subiendo al carro y lo hace, además, por dos motivos principales: porque la falta de personalidad imperante obliga a no llevar la contrario a la mayoría y porque la falta de criterio propio y de valentía para exponer unas ideas que difieran con la opinión única imperante, provoca que quien no esté de acuerdo con esta estupidez guarde silencio.

Ahora llega Greta Thunberg a España y con la cantidad de “mentes fáciles” que hay por aquí, ya verán con qué cantidad de “Gretinos” vociferantes nos encontramos en los próximos días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here