Risto Mejide

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Quien nos lea habitualmente sabrá que somos muy críticos con el televisivo Risto Mejide. Por eso a mucha gente le sorprenderá que hoy salgamos en su defensa, hoy lo hacemos porque la merece de verdad. Cualquier catalán no separatista que lo diga en alto es acosado por el separatismo y declararse no separatista es un acto de valentía, tal y como están las cosas, para cualquiera de ellos.

El caso es que, debido a la sentencia dictada con respecto a Junqueras por el Tribunal Europeo de Justicia, Mejide recibió un mensaje privado de un separatista en el que, además de insultarle, le decía: “Ahora vuelve a decir que no es un preso político, imbécil”.

Mejide hizo pantallazo del mensaje y a continuación publicó el siguiente tuit: “El coste de ser catalán no independentista. Los que lo expresamos, lo sufrimos todos los días. Y pasa también por aguantar insultos como éste. Y no, en mi opinión NO es un preso político“.

Y a partir de ahí ya se pueden imaginar. Mejide comenzó a recibir insultos por parte del separatismo a través de su cuenta de Twitter porque ya saben que los de “las sonrisas” y los “pacíficos” son así. No permiten que haya nadie que no piense como ellos y quieren imponer su ley, que no es otra que la del pensamiento único.

Como hemos dicho antes han sido muchas las veces en las que hemos atacado a Risto Mejide por no estar de acuerdo con él, con su forma de actuar o con las palabras que haya dicho. Pero en esta ocasión no podemos más que mostrarle nuestro apoyo como haríamos con cualquier otra persona de origen catalán que no sea separatista.

Somos conocedores que muchos de ellos están pasando por una situación similar de acoso, cuando no más grave. Pretendemos ser siempre justos y en estos momentos solo podemos decir que al César lo que es del César, en esta ocasión queremos mostrar todo nuestro apoyo a Risto Mejide.

La lista de insultos es demasiado larga para incluirla aquí. Dejamos el enlace del tuit de Mejide para que los vean con sus propios ojos.