SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Increíble pero cierto. El intento de periódico llamado El Plural, que dirige Angélica Rubio, ha dedicado gran despliegue (noticia a la que se han sumado otros medios progres como Cuatro) a una supuesta infracción leve de tráfico cometida por Esperanza Aguirre.

Con una falta de rigor escandalosa comienza diciendo que «la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha vuelto a cometer una ilegalidad al volante».

Falta de rigor porque indica que “en 2014 arrolló la moto de un Policía Local”, cuando en realidad se trataba de un agente de movilidad y desde luego no le arrolló. Ahora publican con gran despliegue que este pasado viernes 13 de diciembre de 2019, Aguirre, sobre las 14:00 horas, “ha protagonizado un nuevo caso de temeridad al volante en pleno centro de Madrid, concretamente en el cruce de la calle del Pez con San Bernardo”.

Se trata de una calle situada en el área de Madrid Central, justo a las puertas de la Gran Vía.

Explica el antiguo diario de Sopena, que da eso, pena, que “quien fuera una de las dirigentes más importantes de la derecha española, se disponía a bajar la calle del Pez y, en un intento de saltarse el semáforo debido a la velocidad a la que iba, se ha quedado parada en mitad del paso de cebra impidiendo a los peatones cruzar”.

Asegura que “varios de ellos, indignados, han interpelado a la conductora, que se ha mantenido impasible y siguiendo cortando el paso. Además, ha recibido sonoros pitidos tanto de los coches que subían la calle San Bernardo como los que se situaban detrás de ella en la calle del Pez”.

Y atención a la gravedad de los hechos: “la infracción de la expresidenta ha provocado que los transeúntes se hayan visto obligados a cruzar el paso de cebra por fuera de los límites del mismo, haciendo peligroso el cambio de acera”

Como no tienen mucho donde rascar tiran de periodismo de investigación y concluyen: “Fuentes de la Guardia Civil han confirmado a ElPlural.com que la infracción cometida por Esperanza Aguirre ascendería a 200 euros.

El Plural es propiedad del Grupo Lavinia, cuyos más altos ejecutivos son históricos dirigentes del PSC-PSOE. El Plural, pertenece a la sociedad Corporate Communicator, que tiene como administrador único a Narval Sabazio S.L., la sociedad de cartera mediante la que Antoni Avilés y su esposa Victoria Piany gestionan varias de las empresas del grupo de Lavinia.

El Plural, medio caracterizado por su tendencia radical socialista y su anticlericalismo, es una de las caras visibles de esta productora catalana que conseguía despegar en el año 2009 gracias a las adjudicaciones concedidas por el PSOE.

Artículo original de ‘Periodista Digital’