Constitución

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Hoy 6 de diciembre, los españoles celebramos el cuadragésimo primer aniversario de la Constitución Española, aprobada y promulgada en 1978. Este documento regidor y establecido por voluntad popular como la Ley de Leyes de la Nación Española, considerada como una MONARQUIA PARLAMENTARIA, nos dice en su preámbulo que “La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de GARANTIZAR la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes, dentro de un marco económico y social Justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley, como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y a los Pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover El Progreso de la cultura y de la economía, para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada u colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra “.

En su artículo primero, la Constitución que nos dimos todos los españoles y que hoy sigue en vigor, nos señala que “España se constituye en un estado social y democrático de derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico, la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. La soberanía nacional, reside en el pueblo español de donde emanan los poderes del estado. La forma política del estado, es la MONARQUIA PARLAMENTARIA.

En su artículo Segundo, nuestra Constitución señala “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española, patria común e indivisible de todos los españoles y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”.

Cuarenta y un años después de que España comenzara un camino de democracia en Libertad, avalada con el voto de todos los españoles, conviene que al leer tanto el preámbulo como los dos artículos primeros que pueden considerarse como elementos básicos de nuestra Carta Magna, para reflexionar respecto a la situación en la que estamos viviendo en la actualidad, como resultado de unas elecciones generales y una negociación de posible gobierno que o bien puede ser fallida o cuyos resultados pueden dar lugar al cambio de los conceptos básicos de nuestra convivencia.

En estas negociaciones para la formación de un gobierno que proviene de unos posibles pactos de las fuerzas políticas presentadas a unas elecciones generales, se están barajando conceptos que rozan no solo la legalidad, sino la vulneración de la Constitución.

Cuando se habla de plurinacionalidad, se pretende introducir un concepto de estado que no está reconocido en nuestra ley de leyes, que, si bien reconoce la existencia de “nacionalidades y regiones”, no reconoce más Nación que la Española como elemento de unidad e indisolubilidad de España.

Cuando se habla de convertir a España en un estado federal, palabra que no aparece en ningún momento en el articulado de la Carta Magna, se modifica la configuración del Estado, reconocido como “estado de las autonomías”, con la particularidad del hecho de solidaridad entre todas ellas, basándose en la igualdad de todos los españoles.

Por otro lado, según han anunciado las fuerzas políticas que están negociando la conformación de un gobierno, están analizando la posibilidad de la creación de dos mesas, una de partidos y otra entre gobiernos de España y de Cataluña, para bajo la excusa de la resolución de un supuesto conflicto político existente entre a Cataluña y España, lo que resultaría no legal y apartado de lo establecido en la Constitución, teniendo en cuenta que en la misma, se dice que “la soberanía emana del pueblo español, de donde emanan los poderes del estado”, lo cual, delimita claramente la capacidad de los representantes políticos a la hora de realizar cualquier modificación de conceptos respecto al estado, sin que sean consultados los españoles, especialmente cuando afecta a la estructura del estado como tal y a su capacidad territorial y administrativa.

Ante estas consideraciones, cabe preguntarse si los elementos que salvaguardan tanto las leyes como el propio estado de derecho que se refleja en nuestra Constitución , quienes son los únicos capaces de aceptar o rechazar la legalidad de posibles modificaciones de nuestro ordenamiento, actuarían como salvaguarda de nuestras leyes y derechos, es decir, bien los tribunales de justicia o el Tribunal Constitucional, para parar posibles acuerdos que pueden afectar a nuestro sistema de convivencia, porque de lo contrario, a pesar de las mayorías parlamentarias establecidas desde la legalidad, el contenido de sus acuerdos, afectaría a los derechos básicos de los españoles.

Desde este punto de vista, los españoles sabemos que existen mecanismos como el recurso de inconstitucionalidad, que necesita ser presentado por un total de cincuenta diputados de las cortes, lo que provocaría la suspensión cautelar de los acuerdos alcanzados, por cómo afectan al funcionamiento del estado o bien una intervención de oficio, del alto tribunal, encargado de la materia constitucional.

Por ello, en este aniversario de un documento vital tanto para el mantenimiento de la España que conocemos y nos hemos dado, es preciso recordar tanto a las fuerzas políticas como a los tribunales que velan por el cumplimiento de las leyes, su obligación de vigilar  nuestros derechos, nuestro sistema de estado y nuestra estructura como Nación, ya que alguna de las actuaciones políticas que se pretenden para la creación de un gobierno, van contra la propia sensibilidad del estado y del concepto de soberanía establecido en nuestra Constitución, sin que los españoles hayamos tenido los parámetros establecidos desde la ley para su modificación

¡¡VIVA LA CONSTITUCIÓN Y VIVA ESPAÑA!!

1 Comentario

  1. Claro y conciso su artículo Sr. Narbaiza. Así es como se debería de escribir y decir las cosas para que cualquier españolito de a pie, lo viera tan claro como Ud. lo refleja, y le quedara la absoluta tranquilidad de que la Constitución hay que respetarla y cumplirla. Existen los mecanismos suficientes para ello.

Comments are closed.