cobaya

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el diccionario la palabra cobaya tiene dos definiciones con dos enunciados diferenciados. En uno de ellos, dice; roedor de pequeño tamaño, llamado también conejillo de indias, se emplea para hacer experimentos científicos. El otro significado dice: persona o animal que se emplea para ensayos científicos. Es decir, la cobaya persona sirve lo mismo que la cobaya animal. Eso sí, con estos dos conejillos de indias tenemos medicamentos para todas las enfermedades y todo tipo de experimentos biológicos y farmacológicos   gracias a los cobayas la ciencia estaría anclada en el tiempo.

He leído por ahí, una frase que como español y que amo a mi patria me ha dolido enormemente: “España, te sientas y hablamos de lo que yo te diga” el tal Junqueras ha proferido este mensaje. Por cierto, sin verle la cara, aunque no hay que verla, su acidez y la hiperclorhidria derivada de sus palabras, seguro que el jugo gástrico aún lo tendrá almacenado.

El Tribunal Supremo lo condenó por gravísimos actos de delitos de sedición contra el orden que nos manda la Constitución por lo que está en la cárcel, este preso político, como si fuese un científico, estoy seguro que ha tomado a Sánchez, si, a nuestro presidente en funciones por un cobaya o conejillo de indias, experimentando con él. Aquí se da un caso muy curioso, dos cobayas, uno metido en la “jaula”, entre rejas, y el otro aún metido en su jaula, jugando a médicos. Y este el inquilino de la Moncloa no sabe, no se da cuenta que es el cobaya y el que juega a ser científico es el que está entre rejas, como si fuese un conejillo de indias.

Donde se ha visto que un delincuente entre rejas, demande las exigencias de decirle a Sánchez “te sientas y hablamos de lo que yo te diga”. Así, y por las bravas y desde la cárcel. Eso da pie para pensar la clase de individuo que está jugando a ser presidente de la nación española. este sedicioso le tiene cogido por los nísperos, agarrotado y sin poder moverse, lo hemos visto y lo estamos viendo en el día a día. Estos dos cobayas están haciendo entre los dos un trabajo clínico experimental, donde su fin, son los votos de uno para que sea presidente y el otro, salir de la cárcel. Y, aquí paz y después gloria. La ambición de poder de este hombre, del inquilino de Moncloa es insoportable, está jugando con España y con la Constitución. Yo me pregunto una cosa: ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA