SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Son cada vez más incomprensibles las diferencias con las que son tratados los casos de violación en función a quiénes sean las víctimas y quiénes sean los culpables. Asuntos como el de la manada de Pamplona o el de los jugadores de la Arandina son seguidos por todo el feminismo y la izquierda como si se trataran de los únicos casos de violación en manada que existen en España. Sin embargo, los casos como los de la manada de Manresa pasan desapercibidos cuando también se trata de un caso de violación a una menor, 14 años, cometida por cinco tipejos.

Si tenemos en cuenta que dos de esos tipejos están en búsqueda y captura por no comparecer ante el Tribunal, no se entiende, a pesar de que la sentencia no sea firme, cómo es posible que no se ordene el ingreso de los otros tres –Bryan Andrés Mendoza Chicaiza, Maikel Pascual Tamayo y Walter Diego Claudio– en prisión a pesar de que los dos primeros están condenados a 12 años de prisión y el último a 10.

Y no se entiende lo garantista que es la ley en este caso con el condenado, mucho más si tenemos en cuenta que dos de sus compañeros –Yordanis de Jesús Campo y Daniel David Rodríguez– como hemos dicho antes, están en busca y captura y han sido condenados a 10 años de prisión, aunque en el caso de estos dos sí que haya una orden de ingreso en prisión.

Pero lo que ya no se entiende nada es el comportamiento de la izquierda, ¿por qué de esto no dicen nada? ¿Por qué no hay protestas? ¿Por qué no hay manifestaciones? ¿Porque son extranjeros? El caso es que este caso está pasando completamente desapercibido mientras pretenden centrar su atención solo en los cometidos por los españoles. Por lo tanto lo del “hermana yo si te creo” es completamente falso. Cuando alguien es más vehemente en su juicio con unos delitos que con otros, simplemente lo hace por pose y por moda.

Lo de la izquierda con este tipo de asuntos es cada vez más vergonzoso y asqueroso. Gentuza.

1 Comentario

Comments are closed.