SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El asunto este de la Cumbre del Clima no es más que un cuento del que viven muchos cuentistas y en el que son esos mismos cuentistas a los que se le pone voz sin que nadie conozcamos los méritos que realmente tienen para ello.

En el caso de Javier Bardem, por ejemplo, ¿qué méritos lo adornan para que nos hable del cambio climático? No es científico, tampoco es un profesional reconocido que se haya molestado demasiado en investigar sobre ese asunto en los últimos años. ¿Entonces? Pues el hecho de ser un actor español conocido en todo el mundo y de izquierdas, ni un solo mérito más.

Pero el problema es que lo hace una persona que ha interpretado un papel que no le corresponde. Para empezar nos viene a dar su discurso vistiendo como si fuera un mendigo, es decir, interpretando un papel que no le corresponde. Pero lo hace alguien, además, que no tiene nada de lo que presumir, él solo contamina más que 100 personas juntas.

Conduce un coche que consume entre 15 y 18 litros a los 100 kms. Se desplaza en avión privado, su esposa es la imagen de una empresa de cruceros, cada barco consume unos 200.000 litros de combustible diarios. Y lo peor, a falta de argumentos, porque no tiene ni idea de lo que habla, llegan los insultos a todo aquel que no piense como él.

Y ayer pidió disculpas por esos insultos, pero “de aquella manera” y dando una buena patada al diccionario: “El insulto ilegítimiza cualquier discurso y conversación. Por eso pido disculpas por haberme dejado llevar por un impulso en absoluto constructivo que flaco favor hace al verdadero mensaje, único y realmente importante” (sic).

¿Y creen que realmente siente haber insultado a Almeida o a quienes no estemos de acuerdo con sus absurdos argumentos para justificar el cambio climático? No, no lo siente. Esa parte de su insulto le da igual y le importa bien poco lo que nosotros pensemos. De lo que se arrepiente es de haber insultado a Trump.

Al fin y al cabo, Bardem no es más que un millonario extranjero que vive en un país como Estados Unidos y lo que ha hecho es insultar a su presidente. Y Trump no es precisamente una persona que se ande por las ramas con “atontados” como Javier Bardem, no tarda ni medio segundo en ponerles en su sitio. Y eso es lo que el cobarde de Bardem siente, que se haya venido arriba y haya incluido en sus insultos a Donald Trump.

Olvídense de disculpas con esa gente, ellos no sienten nada. Piensan que tienen razón en todo y ser poseedores de una superioridad moral con respecto a todo el mundo, pero tampoco son tontos. Quieren proteger su ritmo de vida y para ello harán lo que haga falta. No es lo mismo trabajar como actor en Estados Unidos que hacerlo en España. Y el “pobre ignorante” no es más que un extranjero que vive en EEUU y que no respeta al presidente de la nación que lo ha acogido, eso no es algo bien visto en aquel país, seas quien seas.