A los pijomunistas podemitas eso de hacer lo que no dicen se les da de maravilla. Mientras por un lado dan consejos a los demás cargados de hipocresía y demagogia, por el otro hacen, en su vida privada, todo lo contrario a lo que recomiendan cuando hablan en público.

Y todo esto queda evidenciado cuando encima el asunto a tratar es el laboral, en cuanto al comportamiento que ellos tienen con sus propios empleados. Lo de la escolta a la que le hacían hacer todo tipo de labores y que nada tenían que ver con su cometido inicial es tan solo un caso más. Escolta, chofer, chacha y chica para todo, así debían tener a la empleada que ahora definitivamente va a sentar a Montero delante de un juez.

Tal y como publica ‘Okdiario‘, la fecha marcada para la vista de esa juicio laboral será el próximo 20 de enero a las 9 de la mañana en Juzgado de lo social número 3 de Madrid. Si nada lo remedia y de no mediar una negociación con la escolta de última hora, Montero se tendrá que ver las caras con su ex-escolta y dar explicaciones al titular de ese Juzgado.

De no producirse acuerdo alguno será divertido escuchar a la pijomunista dar explicaciones de los motivos por los que obligaba a su empleada a comenzar antes su jornada laboral para calentarle el coche o por qué le obligaba a ir a comprar pañales para sus bebés no formando esto parte de sus cometidos laborales.

A ver con qué cuento nos dale la señora marquesa y a ver de qué forma escabulle el bulto ante un asunto que, de ser probado, deja su imagen por los suelos, si todavía fuera posible. El caso es que el asunto huele bastante mal, esperamos ansiosos la llegada del 20 de enero ya que, además, en ese momento Montero podría ser incluso ministra de algo, ¿de trabajo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here