XIV legislatura

Aunque hoy debería hablar de Navarra, tierra a la que me unen lazos sanguíneos por vía materna y en donde con complicidad de los socialistas, el nacionalismo está haciendo tropelías y majaderías incomprensibles, la actualidad manda y hay que hablar de la XIV legislatura que comienza hoy en España, con la elección de las mesas del Congreso y Senado y sus presidentes, en este caso, las socialistas Merichel Batet y la ex juez y senadora por designación autonómica madrileña y no afiliada al PSOE, Pilar Llop.

Esta legislatura que ya ha dado inicio de manera convulsa ante la posibilidad de que Podemos entre en el gobierno a pesar de los epítetos que le ha dedicado Sánchez, pero como la necesidad es virtud, el actual presidente del gobierno en funciones cuenta con ellos y negocia hasta con el lucero de la Aurora, con tal de ser presidente.

Estas negociaciones que se llevan secretamente, de manera especial con el independentismo catalán, están llenas de obstáculos  para Sánchez, porque los independentistas, que miran todo en clave catalana y según sus intereses, no dudarán en poner en el fango al PSOE, para hacerles ceder en sus pretensiones e intentar humillar al socialismo que les necesita a toda costa para seguir sintiéndose partido de gobierno, aunque la posibilidad de unas elecciones en marzo, es una espada de Damocles, lanzada desde aledaños de Moncloa, como amenaza o “baño de realidad”, ante las pretensiones poco constitucionales de sus pretendidos socios.

Estos obstáculos se centran especialmente en la exigencia de una mesa entre gobierno español y catalán que pueda llegar a acuerdos para “solucionar el conflicto catalán “, lo que no es muy constitucional, porque afectaría a la estructura territorial de España, sin la intervención del resto de los partidos ni ciudadanos. Tampoco es demasiado constitucional, la utilización de términos como “estado plurinacional”, sustituyendo al “estado de las autonomías”, o términos como “federal, no recogidos en la Carta Magna española. Además, Sánchez se puede encontrar con el problema de que los acuerdos que alcance con el independentismo, puedan ser objeto de un recurso de inconstitucionalidad desde la oposición con la firma de cincuenta diputados, lo que los podría suspender cautelarmente desde el alto tribunal y dar por acabada por segunda vez consecutiva, una legislatura.

Tampoco podemos olvidar que desde el sector nacionalista e independentista Vasco, que al igual que en Cataluña están pendientes de lo que pasa para convocar elecciones autonómicas, se pondrá sobre la mesa una “dudosa” reforma estatutaria, en la que hay guindas como la de “ciudadano vasco” o “ciudadano”, dependiendo si es nacionalista o no, lo que volvería a poner a prueba al TC de cara a su aceptación, según la Ley de Leyes. Si a esto unimos que se piden la salida de presos y la “normalización de la convivencia”, eso sí desde parámetros Nacionalistas, Sánchez lo tiene difícil para aceptarlo o adornarlo para que sea aceptado por la sociedad española.

Mientras esto sucede, políticos caducados del centro derecha y “estorbos” innecesarios que tiene que soportar de manera innecesaria el presidente de los populares Pablo Casado, sacan fórmulas desde la chistera, para que Sánchez gobierne en solitario con una supuesta abstención del PP. ¿Se han vuelto locos? En mi opinión, solo son elementos mal intencionados que les importa más su supervivencia mediática que la supervivencia de un centro derecha moderado, consecuente, sensato y capaz de gobernar, sobre todo si no tuviera que soportar sus “nefastas opiniones”.

Pablo Casado lo dijo bien claro al día siguiente de las elecciones y señaló a Sánchez como obstáculo para llegar a acuerdos con el PSOE, lo que sin duda es una condición inamovible y que el tiempo está dando la razón.

Pero ellos, erre que erre, dejando caer que Casado está desaparecido, cuando quien tiene que decidir es Sánchez y el PSOE y no quien recibió un partido destruido y que se está rompiendo la crisma para situarlo donde debe estar, es decir, preparado para gobernar.

Casado está actuando bien y a pesar de algunos fallos y errores en su estructura de partido que debería de abordar de inmediato, como puede ser la posición del P.Vasco o los graves fallos de comunicación del mismo, sabe lo que hace porque además de proteger el liderazgo del partido con capacidad de gobierno desde el centro derecha, está quitando las máscaras a un Sánchez que cada día cambia de opinión y a un PSOE que no critica a su secretario general, porque sus dirigentes tienen que vivir gracias a Sánchez y es evidente que sus tiempos de candidato por tercera vez, pueden llevarle a la retirada obligada.

No olvidemos tampoco que el PSOE, aunque calle, está en estado de shock por la sentencia del caso ERE y que tiene que digerir sus resultados, como le pasa también a Cs e Inés Arrimadas, que se saca de la manga una propuesta a tres, para una reunión con PSOE y PP, sabiendo que es de cara a la galería y para ocultar las bofetadas internas que se produjeron en el Consejo General en donde se designó la gestora de Cs y cuya situación cada vez es más parecida a la de UPYD, reconocida incluso por militantes destacados de la formación naranja.

Esta es la situación de esta XIV legislatura que comenzamos hoy y que me atrevería a calificar como “la breve”, por todos los condicionantes que trae consigo y por los que no sería nada raro que acabara pronto con su disolución en ENERO y una tercera convocatoria para Marzo. Lo cual, deseo con todas mis fuerzas o España se va al garete.

1 Comentario

  1. Siempre he considerado que Pablo Casado será un buen presidente de gobierno, cuando le llegue su momento. Tiene que ser fiel, como lo está siendo, a sus principios, votantes y afiliados que nunca le perdonarían el facilitar un gobierno de la catadura moral, ambicioso y separatista que se está fraguando.
    Como refleja en su artículo, Casado está actuando bien e intentando recuperar un partido que se lo encontró en ínfimas condiciones, por las circunstancias de todos conocidas..
    No ha podido actuar antes y entiendo que habría sido nefasto para dividir aún más el voto de lo que estaba. Ahora…. la situación del PP vasco y las incongruencias y declaraciones de algunos de los “barones” será una cuestión inminente e incuestionable cuando la situación política se tranquilice.
    La responsabilidad de lo que suceda será única y exclusivamente del PSOE, de sus barones y dirigentes que son incapaces de poner freno a ésta actuación escandalosa de su secretario general.
    Espero que la Carta Magna sea respetada en todos sus términos con el apoyo y actuación incondicional del TC. De no ser así, España se autodestruirá.

Comments are closed.