Poca gente ha habido, en los últimos años, que haya atacado tanto a PRISA como lo ha hecho Pedro J. Ramírez. Pero en las últimas fechas y por arte de magia, parece ser que Pedro J. quiere convertir tanto ‘El Español’ como a sí mismo en un engendro que sea lo más parecido posible a PRISA.

Y nos explicamos. Tras la llegada de un nuevo amor a su vida, llegada que curiosamente casi a coincidido con la llegada de Pedro Sánchez al poder, a Pedro J. le han debido llegar cantos de sirena en forma de publicidad institucional, una subvención pública camuflada a los medios de comunicación, y se ha aliado con quien antes no se habría sentado ni a tomar un café.

Debido a ello se ha convertido en un habitual del izquierdista recalcitrante Xabier Fortes en TVE y del sectario programa La Sexta Noche. Y no lo ha hecho para hacer contrapeso en el debate a la extrema izquierda dominante, lo ha hecho para encamarse con el poder y rascar un poco más de generosidad institucional en forma de billetes de la que ha tenido hasta ahora.

Podrá contra las milongas que quiera, pero nosotros no hemos nacido ayer y cual Darth Vader del periodismo hispano se ha pasado al lado oscuro sin complejo alguno, aunque después nos pretenda vender alguna milonga de vez en cuando. Y esto es algo que no solo vemos nosotros, se ve hasta desde la China y lo ha dejado Hermann Tertsch como respuesta a una ofensa de Ramírez contra Vox.

“En RTVE en el programa de apertura del Congreso dice PedroJota “con lo mal que nos cae a todos Vox” y causa las risas de todos los tertulianos. Esto al tercer partido del parlamento. Cuando sea el primero algún que otro pedrojota matizará su aversión”.

A buen entendedor, pocas palabras le bastan y somos muchos a los que no nos hacen falta demasiadas palabras para entender qué es exactamente lo que busca Pedro J. Ramírez. Y eso que busca ahora que gobierna el PSOE, será lo mismo que busque cuando gobierne Vox. Y tranquilos, Pedro J. no tiene un pelo de tonta, ya irá pegando un nuevo bandazo sin que parezca que nadie se entera. Nosotros sí te lo recordaremos, querido chaquetero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here