cambio

Hoy, dos de diciembre, se cumple el primer aniversario del “cambio andaluz”. Eran aproximadamente las 22’30h de la noche de ese día, cuando los resultados del recuento de votos de una trepidante jornada electoral, dejaban ver que en Andalucía la única Comunidad Autónoma española en la que no se había producido una alternancia política desde la pre autonomía, iniciaba un “cambio político”, que iba a resultar histórico porque 36 años después, los andaluces desalojaban al PSOE del poder, por haber mantenido una política despótica, caciquil y corrupta, hasta el punto de creerse dueños de la voluntad de Andalucía y de los andaluces.

Esta situación provocó un shock inicial tanto en la política como en la sociedad y a pesar de cierta sensación de incredulidad, de creerse lo soñado durante tanto tiempo como real, se puso en marcha un gobierno de coalición, con un único fin, cambiar de cabo a rabo a una región auto marginada, resignada ante su destino y anclada en la desesperanza de que nada cambiaba, ni nada se movía.

Este gobierno del cambio constituido hace un año, no inició su camino sin dificultades, porque si bien los “dueños del cortijo”, no asumían su derrota política y social, llegando a rodear el parlamento como protesta a “la realidad de las urnas”, desde la parte vencedora, se querían hacer las cosas sin fisuras pero con firmeza, con mucha timidez de situaciones, pero con una decisión innata de “cambiar”, revolucionar una manera de hacer política y a una sociedad, que debería digerir poco a poco lo sucedido, después de haberse dado un atracón de necesidad de transformar sus deseos en realidad y de darse cuenta que ya era posible llevarlo a cabo.

cambio

Transcurrido este año e iniciado el camino, con gestos políticos de alguno de los actores de este cambio, que utilizó  su posición decisiva en Andalucía para llamar la atención a nivel nacional, presentando una enmienda a la totalidad a los primeros presupuestos, de los tres aprobados y presentados por el gobierno durante este año, poco a poco, la maquinaria del “cambio” y transformación, se puso en marcha como un coche que por ser recién comprado necesita un rodaje, pero que por su condición de nuevo, se puede hacerlo con absoluta seguridad.

En este año de gobierno capitaneado por Juanma Moreno, quien, de especularse su salida de la presidencia popular según las encuestas, se convirtió en el “capitán del cambio” y presidente del gobierno autónomo, haciéndolo bien, el objetivo ha sido y es en primer lugar, asentarse en una administración pantagruélica y controlada desde el caciquismo socialista y convertirla en un ente de gobierno eficaz y de funcionamiento adecuado.

En Segundo lugar y esto sí que no es poco, llevar a cabo una auditoría total e integral de ese aparato de la Junta de Andalucía, para conocer la realidad de la misma, no solo por la corrupción existente, sino por el enchufismo partidista del que ha hecho gala el socialismo durante 36 años de mandato, en donde la administración andaluza, ha sido “su sociedad anónima”.

Aunque el segundo de estos objetivos, no se resuelve en un solo año, sino que puede durar incluso una legislatura completa o más, la tercera de las pretensiones en las que la sociedad andaluza debe participar de manera protagonista, pero junto al gobierno, es poner a Andalucía donde realmente merece, abandonando esos últimos lugares en casi todo, en la que ha estado anclada casi intencionadamente, de manera decidida y sin complejos, quitando las trabas que se produzcan sin miedos y con firmeza, pero sobre todo con una transparencia extrema, que genere confianza y a la vez la fuerza en un camino, en el que sin duda habrá dificultades.

El cuarto de los preceptos que debe iniciarse a partir de este año de rodaje del “gobierno del cambio” y de la “sociedad cambiante”, es sacar fuera a Andalucía y a ese “cambio”, explicando a los cuatro vientos, lo que había lo que hay y lo que se quiere hacer, demostrando que Andalucía no solo es atractiva e imprescindible en el desarrollo de España, sino que está preparada social, mentalmente y en capacidades, para convertirse en esa locomotora que impulse una nueva visión de sí misma, ejerciendo de locomotora de impulso para España.

Indudablemente hay y habrá dificultades dentro y fuera de ese “gobierno del cambio” que depende de tres partidos y no sería de extrañar que alguno de ellos, cegado de ambición e intereses personales, intente poner palos en la rueda, con posiciones tacticistas  como ya lo hizo al inicio con los presupuestos, teledirigidos desde Madrid y mirando sus intereses en vez de el de los andaluces, pero la posición de Juan Manuel Moreno y de su gobierno, debe ponerles al pie de los caballos de la sociedad, a quienes interfieran ese “cambio” y esa imprescindible “transformación a la normalidad” que necesita Andalucía y exige la sociedad.

En este primer aniversario, no podemos dejar de lado el “caso ERE”, el ejemplo de la verdadera rémora sufrida por Andalucía a causa de la manera poco decente de gobernar de un socialismo caciquil, que ha corrompido la manera de gobernar según sus intereses para mantenerse en el poder y es el responsable de una “Andalucía gripada”, deprimida, resignada y de espíritu anestesiado.

Este caso debe hacer unirse al gobierno con su sociedad, para erradicar con dureza esos modos y maneras y sacarla a latigazos políticos de la vida diaria, combatiéndola con transparencia, fortaleza y judicialmente porque en ello nos va el futuro, la prosperidad y el bienestar.

Por último, la sociedad debe estar vigilante y colaboradora y arrimar ese hombro para posibilitar ese cambio que se precisa, castigando con dureza a quien lo impida e impulsando sus capacidades para que esta Andalucía, nuestra Andalucía verde y blanca, sea esa tierra que “los andaluces queremos volver a ser lo que fuimos, hombres de luz que a los hombres, alma de hombres le dimos. ¡Sea por Andalucía libre, España y la humanidad!”.

1 Comentario

  1. Algo se tiene que estar haciendo bien……muy bien, para que los abanderados de las manifestaciones, escraches, discursos vacíos, promesas incumplidas, señoritos de marisco y fulaneo con vasallos del campo andaluz, malgastadores del dinero público, incitadores al odio y la violencia y otros como “el que mi hijo tie dinero p´asar una vaca, estén tan callados y tranquilos. Ojala sea en principio del arranque definitivo de ésta querida región de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here