SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El hecho de que Pedro Sánchez nos tenga tan acostumbrados a sus mentiras no significa que sus muchas mentiras no tengan ninguna importancia, significan que tenemos un presidente al que no le cuesta nada mentir con tal de conseguir sus objetivos personales, sean estos los que sean.

Es tan sumamente mentiroso y se le han pillado en tantas mentiras que deberíamos cambiar el refranero español y dar un nuevo sentido a aquel refrán que decía: “Se pilla antes a un mentiroso que un cojo”. Lo deberíamos cambiar por uno que diga: “Se pilla antes a un Pedro Sánchez que a un cojo”, porque lo de este hombre no es ni medio normal.

Es imposible que una persona diga siempre la verdad pero es, también, imposible que una persona no sea capaz de decir la verdad nunca y mienta siempre. Pues con Pedro Sánchez se da ese “imposible” puesto que miente más de lo que habla.

Y el hecho es, a pesar de sus mentiras, ahí está más chulo que un ocho y a punto de conseguir investirse como Presidente del Gobierno gracias al apoyo de los partidos más indeseables de la historia de España, entre ellos Bildu. ¿Y creen que a este tipo le importa eso y que le hayan pillado mintiendo de nuevo?

Ofertas de Navidad de Amazon válidas hasta el 22 de diciembre

Le da absolutamente igual porque vive instalado en la mentira y no le importa nada lo que podamos pensar todos aquellos a los que está mintiendo, es decir, todos los españoles. La constante en él es miente lo que haga falta para conseguir tus objetivos porque para Pedro Sánchez el fin sí que justifica los medios. No tiene ni principios, ni palabra. Pero da igual porque va a ser presidente del gobierno. Y este problema no es suyo, es de quiénes le votan.