terrorismo

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Bien por el pasotismo y la generosidad falsa y el propio desinterés de las personas obligadas por sus cargos, el resto de las personas estamos vendidos como si fuéramos cautivos, estamos presos por la desidia y la falsa buenhomía de ver con claridad unos acontecimientos que se pregonan, bien sean en los mentideros callejeros pero, cuando uno no deja de pulular en las bibliotecas, se ve lo negro que está todo, y yo recapacito por un momento y me digo: ¿Qué puedo hacer yo?, no es el miedo, es la rabia de ver el silencio atronador del terrorismo yihadista, de la barbarie que pudiéramos tener encima, y digo silenció atronador, porque cuando ese silencio llega a su final, no hay nadie que pudiera protegerse de él.

Hace tiempo que llegó a mis manos un manuscrito muy antiguo y relacionado con el Islán. La vecindad y el incremento en Europa les está haciendo a los musulmanes más fuertes, viendo la tolerancia y pasividad de todos los estamentos de esta sociedad que mira para otro lado sin hacer ningún esfuerzo para contrarrestar esta invasión lenta y pensamiento musulmán que, muy seguro a corto plazo después de muchos años se está consolidando en nuestra nación. (Ver la invasión y el pensamiento musulmán, del día 6/5/2014).

Hace unos días leía en la Razón una noticia que no me alteró para nada, ya que este silencio ensordecedor está presente en cualquier rincón de esta España silenciada y deformada por unos y por los otros. El silencio es peor que el ruido, este se le puede ver desde lejos. El noticiero decía: “Nueva amenaza yihadista contra España al comienzo de las Navidades” digo que no me alteró, ya que este silencio pudiera ser premeditado, proyectado en el tiempo preciso y para el momento exacto, esperando nuevos días. Las arengas a los muyahidines diseminados por toda Europa y que se disgregan en innumerables facciones, no pensemos que su silencio se ha extinguido, el que piense esto está muy equivocado. En estos últimos días los “pulpitos” de los Imanes, han sido arengados hacía sus “fieles” a movilizarse, como si fuesen CDR. El periódico antes señalado decía: “los Servicios de Información han alertado de la posibilidad de atentados yihadistas contra los mercados navideños y otros lugares y emblemas de estas festividades”. Como se puede ver el silencio está por todas partes, por las informaciones periodísticas y el silencio pactado de este terrorismo que cualquier día vuelve a renacer en Europa y como he dicho antes en España.

El miedo es libre. Pero cuando se va palpando y en estos días de aglomeraciones y multitudes en masa, este miedo se ve y te cosquillea el cuerpo. Esta semana desde la AEGC se ha publicado por el Faro de Ceuta “entendemos que desde Marruecos dejen entrar por la mañana a personas que se dedican al porteo de mercancía si por la tarde no les dejan retornar con géneros. Esta irresponsabilidad o falta de previsión genera tensiones en la Aduana del Tarajal, porque los porteadores están cargados de mercancía y necesitan volver a Marruecos. Tensiones que causan problemas graves de seguridad ciudadana y trasladan una imagen pésima de los pasos fronterizos” Fardos y balas de grandes dimensiones, que lo mismo que salen entran y uno que lo ha visto es difícil de entender lo que pasa en este paso del. teje y maneje en la frontera del Tarajal.

En esta frontera con España, hay un comercio atípico sin seguridad y que ahora con estas aglomeraciones se multiplica. Una grave situación que la Asociación Española de Guardias Civiles   trasladará al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía de Menores para que pongan en marcha mecanismos que protejan a estos niños que de seguro llevan sus madres para “trueques” en la península por el riesgo que sufren por su especial vulnerabilidad, temiendo que cualquier día pudiera pasar accidentes mortales.

Por la cercanía de Ceuta con la frontera con Marruecos en su pasa por el Tarajal, podría ser una simple anécdota, si no se tiene en cuenta y se deja por más tiempo, hechos que presumiblemente, el miedo que hay en la ciudad tenga efectos , que aunque difíciles de proveer, el sentido común de todos estos desórdenes fueran a mayores, por un lado y viendo la pasividad de las autoridades españolas y Marroquíes-cosa que a Marruecos les daría igual-pero a nosotros los españoles no dejaría en fuera de juego, ya que este partido podría estar llegando a su final, a esa espera  de su terrorismo y su silencio ensordecedor.
Llevo tiempo escribiendo sobre este tema, aunque manido, si dejado de la mano de Dios. Pero ahí tenemos la pluma de Oriana Fallaci que se despidió con textos similares en los que alertaba también del peligro en Eurabia, Y lo hacía con la crudeza de sus escritos, con frases terroríficas y apolíticas que removían del sillón a cualquiera. Cosas así: “Para conquistarnos no necesitan pulverizar nuestros rascacielos o nuestros monumentos: les basta nuestra debilidad y su fertilidad. Paren demasiado, esos hijos de Alá. Los europeos y particularmente los italianos ya no paren: estúpidos. Sus huéspedes, al contrario, no hacen más que parir. Se multiplican como ratones”. Hay una frase original de un militar y escritor español, llamado Jorge Manrique que mi querido padre decía con bastante frecuencia: Pepe, lo pasado, pasado está, pero “cualquier tiempo pasado fue mejor”.