remedio

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Cuando un brazo, lo mismo que cualquier miembro de nuestro cuerpo, se gangrena, y si no se llega a tiempo hay que cercenarlo, es decir, cortar por lo sano. Esto se ha dicho siempre. Aunque como los tiempos cambian y las medicinas son mucho mejores, estoy seguro que si se llega a tiempo, cambia la cosa, lo que después puede venir lo dejo para la clase médica, o mejor dicho para los cirujanos que son los especialistas de esta parte de la medicina.

En el Gobierno que se cierne por ahora, se podría decir que hay mucha “gangrena” en los personajes que se adivina y que se ha dado con bombo y platillo para el conjunto de este Gobierno. Dentro de unos días, creo que se animará a cotorrear el inquilino de la Moncloa con el separatista y nacionalista catalán, el de ERC, para que le ayude a sentarse en el sillón de la Moncloa, de ese palacio residencial donde viven los “virreyes “de España. Si, con ese que quiere separarse de España, donde un día la vilipendia, otro la insulta a todas horas y se pasa todo lo concerniente de la Patria por sus huevos.

Este teatrillo es la tercera edición que se representa en España. los mesmos con las mesmas. Este teatro, sus actores son meros aprendices, donde estamos hartos de sus payasadas, de su erróneas falacias e intrigas, estos no tienen ni la más mínima vergüenza de lo que hacen.

Es diario da una noticia estos días donde dice: “La “trampa” que Sánchez cavila para que Iglesias y sus ministros sean floreros” También le añade: Y ojo, porque es un cambio brutal: Iglesias se olvidará de atacar al “Régimen del 78”, de denigrar la Constitución y de pedir la apertura de un “nuevo periodo constituyente” que entre otras cosas traería, de imponerse su visión, el fin de la Monarquía Parlamentaria y su sustitución por una República. Aunque, a decir verdad, no hace falta que lo diga ese periódico. Estos dos tipejos ya se conocen desde hace mucho tiempo, son tal para cual.

Y, nuestro Rey mientras tanto le han zumbido los oídos, dejándole sordo, ensimismado en sus pensamientos, y yo me digo, ¿qué pensamientos? Podrá tener hacía unos seres que solo desean el poder por el poder y otros la desintegración de España. Pues nada, los recibe, se los quita de en medio y hasta otra entrega.

Se dice, se comenta, se notifica en los mentideros de la villa, y fuera de ella que, posiblemente y que como todo hay que decirlo, presumiblemente haya un plan B. Un plan B, que habrá que cercenar, quitar de en medio a algunos miembros por aquello que el cuerpo de nuestra España entera no se gangrene, por esto, que es peor el remedio que la enfermedad. La que se nos avecina es de aúpa, y demos gracia a Dios que la gangrena no se pega, eso sí, hay desinfectarla muy a menudo.