SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Tas los incidentes del pasado fin de semana en la embaja de México en Bolivia, la presidenta boliviana Jeanine Áñez ha declarado “personas no gratas” a la embajadora de México en Bolivia y al cónsul y a la encargada de negocios de la embajada de España. También ha tomado la decisión de dar un plazo de 72 horas a estas personas para que abandonen Bolivia y queda a la espera de que tanto México como España designen nuevos representantes diplomáticos en aquel país.

Bolivia, como es lógico, se ha sentido atacada en su soberanía y ha tomado las medidas lógicas que tomaría cualquier país al que no se le respete. La jugada de Sánchez e Iglesias ha salido mal, Bolivia les ha pillado y ha decidido expulsar a los representantes diplomáticos implicados en ese incidente.

Pero como estamos gobernados por un prepotente que tiene que llevar la mentira y sus malas acciones hasta sus últimas consecuencias, ha tomado una medida de respuesta propia de eso, de un prepotente como él. El gobierno de Sánchez ha emitido un comunicado como respuesta a ese plazo dado por la presidenta de Bolivia y ha decidido expulsar a tres miembros del cuerpo diplomático de Bolivia en España.

Luis Quispe Condori, encargado de negocios; Marcelo Vargas Barral, agregado militar, además del policial y Orso Fernando Oblitas Siles son los miembros del cuerpo diplomático boliviano que deben abandonar España.

Es decir, Sánchez lejos de pedir disculpas y dar explicaciones reales por el comportamiento que ha tenido este fin de semana con Bolivia, decide expulsar a tres miembros del cuepo diplomático de Bolivia en España. Lleva la mentira hasta sus últimas consecuencias y todo para no reconocer el gravísimo error que ha cometido y el ultraje que le ha hecho a ese país.

Da la sensación que, además de lo mentiroso que es Sánchez, las manos de Podemos ya se empiezan a notar en el comportamiento del gobierno de España. Es de auténtica vergüenza.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL