Cada día es más evidente que este gobierno gobierna solo para una parte de la población española. A esa gente es a la única que respeta y que pretende agradar. Con la otra, que es la que no le vota, lo único que busca es la ofensa y la provocación continua. No se cansa de demostrar y lo peor, no le importa que se nota, que hacia ella el único sentimiento que tiene es el del desprecio más absoluto.

Llegan las Navidades y lo vuelven a hacer. Vuelven a provocar y a ofender porque no se crean que no saben que felicitando la Navidad tal y como lo hacen lo único que van a conseguir es la provocación y la ofensa, es lo que buscan, cada vez lo tenemos más claro.

Mientras en otro tipo de fiestas religiosas, como las del Ramadán, se deshacen en su felicitación poniendo el culo en pompa para agradar a los musulmanes, cuando llega una celebración religiosa católica, como es la Navidad, les importa un pito ofender a los católicos y buscan la provocación de toda la gente que se toma estas fechas como lo que en realidad son: una celebración religiosa.

Esto es un no parar. Nos gobierna un caudillo con unas fobias que no puede disimular y con unas ganas increíbles de agradar a aquel de quien sabe que va a obtener el voto: del que vive en España sin dar ni golpe y a costa de nuestro dinero.

Así es Pedro Sánchez, así es este gobierno comunista que nos gobierna y al que le salen sarpullidos con ciertas celebraciones religiosas. Tremendo, obsceno y vergonzoso.

 

Pedro Sánchez felciita el Ramadán (Twitter)
Pedro Sánchez felicitando el Ramadán en Twitter