Pollock

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Continuación de la entrevista realizada al científico chileno Douglas Pollock, experto en el tema de la disidencia contra la teoría del cambio climático antropogénico, asistente a la «contracumbre climática» desarrollada en Madrid el pasado día 3 de diciembre. La primera parte de la entrevista se puede leer en este enlace.

Los foros oficiales acusan al CO2 de ser un gas polucionante culpable de efecto invernadero, muy dañino para el medio ambiente, responsable en gran parte del aumento de las temperaturas: ¿Cuál es su opinión al respecto?

R: Falso además de intencionalmente torcido. Vamos por partes. La EPA (Environmental Protection Agency de EEUU) decretó el año 2009, con Obama recién asumido, que el CO2 era un gas contaminante y nocivo para la salud humana. El CO2 es un gas incoloro, inodoro, transparente e INOCUO, pero vital para la vida vegetal y, por ende, animal en la Tierra. Gracias a ese pequeño aumento del 0,01% en la atmósfera en los últimos 70 años, la Tierra reverdeció, sólo entre 1982 y 2014, en un 15%, incluyendo el retroceso del Sahara en 300.000 Km2, así como grandes áreas del desierto de Australia.

Cualquier agricultor sabe que al aumentar la concentración artificial de CO2 en un invernadero, como lo hacen los holandeses con los tulipanes, una planta crece más grande, produce más frutos, crecen más plantas por metro cuadrado y, lo más maravilloso de todo, cada planta, al estar en su estado más robusto, exige MENOS agua que en una situación de menor CO2. El CO2 es el alimento de las plantas, llamado también el gas de la vida. Si de alguna manera perversa, como lo desea profundamente la ONU, se pudiese volver a las concentraciones de CO2 preindustriales, deberíamos inventar todo un continente nuevo del tamaño de Sudamérica para alimentar a la población actual.

Entonces, no se puede afirmar que el CO2 absorbe el calor de la atmósfera, impidiendo su irradiación. Si esto es así, ¿cuál es la verdadera causa del entibiamiento actual de las temperaturas?

R: Como GEI (gas de efecto invernadero), el CO2 es despreciable como conductor de la temperatura de la atmósfera por varias razones:

  • Como tal es muy débil (sólo absorbe calor en su fase vibracional menor de 666 cm-1).
  • Es una pequeña traza de gas en la atmósfera (0.04% o 400 partes por millón).
  • Todos los GEI representan el 1% de la atmósfera. De ese 1%, el CO2 representa el 3,6% y de ese 3,6% en el peor de los casos, el hombre contribuye con un 25%. El verdadero GEI es el vapor de agua con una contribución del 95%.
  • El CO2, como GEI, sigue una escala logarítmica, es decir, si se duplica el CO2 (400 a 800 ppm), la temperatura sube 1°C, si se vuelve a duplicar (800 a 1600 ppm), la temperatura sube 1°C.
  • Luego está el feedback que nos revela que al aumentar la temperatura por efecto de los GEI, se produce más vapor de agua y, por ende, más nubes que enfrían la Tierra. A ello se le llama feedback negativo, pero la ONU nos asusta con su exagerado feedback positivo que multiplica por tres veces el aumento original de 1°C.

Lo anterior se constata en las últimas 8 glaciaciones y deglaciaciones: cuando comienza un calentamiento global (deglaciación), el CO2 está en su nivel mínimo, y cuando se inicia un periodo glacial (enfriamiento global), el CO2 está en su nivel máximo.

La correlación temperatura-CO2 simplemente no existe y son las grandes fuerzas de la naturaleza las que dan cuenta de los cambios del clima y, por lo tanto, de la temperatura global, tanto en el largo plazo (más de 100.000 años) como en el corto plazo (décadas). Entre ellas está el PDO (Pacific Decadal Oscillation) que a su vez da cuenta de ENSO (El Niño Southern Oscillation), el AMO (Atlantic Multidecadal Oscillation), el NAO (North Atlantic Oscillation), la radiación estelar que fomenta la formación de nubes y, finalmente, la más importante de todas: los ciclos solares. En todos ellos se verifican correlaciones casi perfectas. En el largo plazo, están los ciclos de Milankovitch que dan cuenta de la entrada y salida de períodos glaciales (> 100.000 años) y que se deben a los movimientos de precesión, oblicuidad y excentricidad orbital de la Tierra.

 ¿Hay actualmente alguna actividad humana que según usted pueda contribuir al desencadenamiento de una catástrofe climática?

R: Sólo en potencia: una guerra nuclear, nada más.

Se habla de que en el mundo se están desencadenando desde hace tiempo una serie de desastres naturales provocados por el cambio climático: tsunamis, ciclones, tifones, sequías, inundaciones, olas de calor, olas de frío… ¿Es cierto que han aumentado estas catástrofes, y que se deben a alteraciones climáticas?

R: Falso. Ocurre exactamente lo opuesto:

  • Los tornados han decrecido en los últimos 70 años.
  • Los ciclones están hoy en su mínimo nivel desde los 70’, período del Enfriamiento Global.
  • Los huracanes fueron más intensos y frecuentes en la 1ª mitad del siglo XX.
  • Las tormentas tropicales muestran clara tendencia a la baja en los últimos 50 años.
  • Las sequías, desde las anormales hasta las excepcionales, han tenido una tendencia sostenida a la baja desde los 80’.
  • La tasa de mortalidad mundial debido a eventos climáticos extremos ha disminuido en un 98% en la década 2000-2010, versus la década 1900-1910.
  • Las pérdidas económicas fueron mucho menores en la década 2000-2010, versus 1990-2000.

En cuanto a las olas de calor, eso es derechamente un fraude. Todos los días, en alguna parte del mundo, se está generando un record de temperaturas bajas o altas. Lo que hace el IPCC de la ONU es elegir un punto de los cuadrantes del planeta (la NOAA divide el planeta en 2.592 cuadrantes, de 5° longitud y latitud cada uno) en donde las temperaturas se estiman o promedian por no existir allí instrumentos de medición.

En relación a las olas de frío, eso no le interesa a la ONU pues la perjudica en su prédica.

Si, como parece ser, la teoría del cambio climático debido a la acción del hombre es falsa, ¿cuáles son los objetivos que la ONU persigue con este tremendismo ecológico?

R: Un gobierno global presidido por la ONU, la repartición igualitaria de la riqueza a nivel global y el fin del sistema de libre mercado. Lo dicen ellos mismos sin vergüenza alguna, como por ejemplo en el escándalo llamado Climategate del año 2009, o en el borrador final del Tratado de Copenhague, Anexo I, artículos 36 y 38 de ese mismo año.

Uno de los argumentos principales para penalizar y perseguir el uso de los combustibles fósiles, además de que dañan el medio ambiente, es que son perecederos, pues sus reservas son limitadas, por lo cual hay que promover desde ya mismo una incentivación de las energías renovables. En mi opinión, algo que se esconde bajo la campaña del cambio climático es que los Estados financien a las empresas de la energía con cuantiosas subvenciones provenientes del incremento de la fiscalidad verde, con lo cual la reconversión la pagaremos nosotros, aumentando así los beneficios empresariales. 

R: Con la entrada del fracking en la era Obama, nadie sabe cuándo se terminarán los combustibles fósiles, menos aún con la apertura masiva de exploraciones oceánicas en EEUU bajo Trump. El hombre ha explotado una cantidad infinitesimal de fósiles durante sólo 70 años, los cuales se han acumulado por cientos de millones de años. Si alguna vez se acabaran, la única vía actualmente factible es la generación hidráulica y nuclear, mas cualquier nueva tecnología ha de desarrollarse en el entretanto. Las tecnologías de la Edad Media, como la eólica, simplemente no pertenecen al espacio factible. Sobre su comentario final, las energías renovables, así como los autos eléctricos, sólo funcionan con subsidios generados a través de impuestos, de lo contrario, el sector privado jamás invertiría en ellas.

Por último, ¿qué recomendaría usted a toda la gente que está preocupada por la supuesta emergencia climática?

R: Si lo piensa bien, no hay nadie “preocupado”. Lo que hay es alarmismo, histeria, el producir pánico para que los habitantes de este planeta abran con mayor facilidad sus billeteras en pos de los objetivos ya explicados anteriormente. Lo que hay es llevar al Hombre de vuelta al primer escalón de la pirámide de Maslow. En vez de preocupada, la humanidad debiese estar agradecida por poder gozar de la calidad de vida actual gracias casi exclusivamente a los derivados del petróleo y luchar para que el totalitarismo comunista de la ONU no se lo robe. Con éstos no sólo se producen combustibles, sino que su uso se extiende a la medicina, la cosmética, vestuario, plásticos, productos de limpieza, pavimentación, la agricultura, los fertilizantes e insecticidas, y miles de usos adicionales que representan el 54% de todas sus aplicaciones posibles. Ello, en vez de rendirse a la culpa, a la vergüenza y al terror proveniente de las fuerzas del mal… de las Naciones Unidas.

TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRANOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA