Divididos

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el último siglo se produjo una gran expansión del movimiento ecuménico y desde luego notables avances (declaración católico-luterana sobre justificación por fe en 1999 etc.). Sin embargo, es evidente, que el cristianismo sigue dividido al menos en tres grandes grupos: católicos, ortodoxos, protestantes y que eso es (entre otras cosas) fruto de la acción del malo. Pero, ¿tiene resolución dicha situación?

Por supuesto cada denominación abordará este tema desde su propia perspectiva y plantea una solución diferente. ¿Cómo aunar a todos?

Si releemos el nuevo testamento, vemos ya traiciones entre los apóstoles (la traición de Judas/ San Lucas 22) y herejías como las de los nicolaítas (Ap. 2:6) entre  otros intentos de corromper la sana doctrina (véase Hechos 20:29-30 o en Gal 1:6-9) que aparecen en el seno de las primeras comunidades cristianas, aún más encontramos la advertencia del mismo San Pablo alertando sobre el misterio de iniquidad que ya comenzaba a operar entre los primeros cristianos ( 2ª Tes 2:7).

De forma bien clara y significativa, San Pablo alerta de que la corrupción del evangelio se comenzaba a dar en la predicación de un evangelio de obras (carta a los Gálatas) y no de pura gracia o en el culto a los ángeles (Col 2:18). Sin duda tiene su eco en la actualidad.

No podemos olvidar si queremos comprender las causas de nuestra división que la solución a la misma, requiere aferrarse al Espíritu Santo que es espíritu de verdad y unidad que guía a la Iglesia para vencer al diablo y sus divisiones.

Creo que el punto razonable de inicio, es, por una parte, con humildad, ser conscientes de que la unidad plena es prácticamente imposible por el mismo desarrollo teológico de las diferentes denominaciones y que a lo sumo podremos lograr una común visión de aspectos fundamentales. Por otra parte, y por obvio que pudiera parecer (ya veremos que no es así) es definir quienes son cristianos, una vez aclarado eso, descubriremos que aquellos que ciertamente ostentan esa condición disfrutan ya entre ellos de una unidad básica y fundamental entorno a Cristo y su doctrina que los hermana por encima de sus respectivas iglesias.

Pero sobre este punto hablaremos en el próximo artículo.