rodillas

El siniestro personaje a quien retrato en el precedente título, es, como todos ustedes suponen, el actual inquilino de La Moncloa que lleva más tiempo en funciones del que sería normal en cualquier democracia. Pero a Zapa-bis, como yo le llamo, eso le importa tres pitos.

Lo que ocurre es que a los españoles de bien -que somos la inmensa mayoría- nos aterra que este tipo, buscando su interés y nada más, se disponga a perpetrar el que puede ser el mayor acto de traición a España por un político desde 1978. Él dijo bien claro en la última campaña electoral que de ninguna manera iba a pactar con los que -ahora sí- está dispuesto a hacerlo, a sabiendas de las exigencias por las que debería pasar en detrimento de la integridad de nuestra patria como país libre y democrático.

Su figura, cada vez más recubierta de mugre, me produce -como a muchos compañeros de su propio partido- verdadero estupor y desconfianza porque me temo lo peor de él con tal de seguir en “el machito” todo el tiempo que pueda, aunque eso suponga la destrucción de España.

Su indignidad le lleva a querer ignorar la sentencia de los ERE como si esto no le afectara. Pero la opinión pública sabe muy bien que él (apoyado indirectamente por un mal juez) acosaron a Rajoy por el caso Gürtel cuya cuantía económica no llega ni al diez por ciento de los 680 millones de euros que ahora ha destapado la Audiencia de Sevilla y ha condenado a 19 individuos. Y quedan aún un montón de causas por juzgar (más de 180) con las que se podrían descubrir más de cinco mil millones de euros “distraidosª por los antiguos dirigentes de la Junta de Andalucía.

¿No habrá entre todos los socialistas que están en contra de este tipo -que al parecer son muchos- algún “valiente” que le haga desistir de su empeño?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here