Federación de Plataformas Patriotas de España

SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Reproducimos el comunicado que la Federación de Plataformas Patriotas de España ha hecho llegar a la redacción de El Diesrtro sobre el mensaje de Navidad de Su Majestad El Rey Felipe VI.

Hace 5 años que D. Felipe rige los destinos de España en nombre de los derechos históricos, que le asisten como heredero de un legado que él debe representar, avalista y defensor de nuestra historia, tradiciones y leyes, hoy recogidas en la Constitución, donde se consagran principios inalienables como la Unidad de la Patria, y la figura del monarca como cabeza visible de los ejércitos y de la nación, por ser depositario y heredero último de los reinos que conformaron las Españas.

Felipe mencionó aquellas variables que nos afectan como la carestía de la vida, la falta de trabajo, los recientes desastres climáticos, la unión europea, la migración, el cambio climático o Cataluña, y que corresponderá al congreso tomar la decisión más conveniente para todos los españoles.

Pero resulta un despropósito manifiesto creer que la solución a dichos males requiera designar para conformar dicho gobierno a quien recibió dicha responsabilidad en dos ocasiones y en ambas fracaso, más si cabe cuando se anuncia el mismo gobierno que se rechazó antes de elecciones, y si los impedimentos de entonces provocaron unas nuevas elecciones, hoy no pueden aceptarse como válidas; cuatro naciones dentro de España y un gobierno con partidos golpistas, el chavismo comunista, y los votos de los terroristas nos devuelve a tiempos del golpista y asesino Frente Popular.

La confianza firme en nosotros mismos y en España, que D. Felipe alega para afrontar el futuro con responsabilidad, no será jamás razón sobrada para esa confianza como afirma, si nuestro jefe del estado no obra con la máxima responsabilidad en su deber.

Defender una presunta fortaleza de nuestra sociedad, gracias al adecuado funcionamiento del estado es otro error, cuando padecemos como la justicia tarda décadas en aclarar los ERE por espureas manipulaciones de aquellos políticos a quien se juzga por latrocinio.

Los golpistas catalanes quedarán libres muy pronto como ocurrió con Companys en 1936, y en Europa se burlan de nuestras leyes, mientras el valor supremo de la igualdad entre los españoles, y la presunción de inocencia consagrada en la constitución, han sido derogadas por leyes maniqueas e injustas que contradicen la carta de derechos humanos de la ONU, esa institución que la izquierda tanto gusta en mencionar como referente del derecho internacional.

Nuestra sociedad no será jamás profundamente europea, si Europa se burla de nuestra justicia y la unidad nacional, pretendiendo globalizaciones que alienan nuestras esencias como pueblo, mientras se defiende la invasión cultural musulmana que sufrimos en el pasado, y que no respeta los valores humanos, base de las constituciones de las naciones miembro de la comunidad europea, mientras se da la espalda a nuestros hermanos iberoamericanos sometidos por tiranías socialistas, hoy avaladas politicamente con el último viaje oficial de D. Felipe a la tiranía castrista de Cuba.

Desde la Federación de Plataformas Patriotas de España nos opondremos a cualquier discurso programático que oculte, o cobardee, ante los problemas que comprometen a la nación.

Nuestro estado de derecho ya NO ASEGURA NUESTRA CONVIVENCIA EN LIBERTAD NI PACIFICA, cuando las más altas magistraturas de la justicia tuercen sus dictámenes al albur del ultimo arribista político que busca, gracias a ellas, conformar un efímero gobierno más, para perpetuarse en la Moncloa, gracias a la mentira electoral y avalado por doctorados falsos.

Anunciamos que nuestro patrimonio cívico social y económico acumulado, quedará arruinado con la misma velocidad con la que sucumbió la Venezuela de Chávez, o la fallida II Republica asaltada por los mismos partidos que hoy tomarán el poder, PSOE, los comunistas y ERC.

La visión realista y completa de a dónde va el mundo que D. Felipe menciona, donde se recogen todos nuestros valores y el deseo de concordia que llegó con la Transición, han desaparecido.

Las leyes de desmemoria histórica que imponen la versión de aquellos golpistas y asesinos perdedores de la guerra civil, abren viejas heridas perdonadas en la transición por quienes se mataron entonces, nuestros abuelos; lo llamaron concordia, hoy asaltada por unos visionarios jovencitos universitarios sin más ambición que la revancha, el enriquecimiento burgués criticando el capitalismo y la inquina personal.

La voluntad de entendimiento e integrar diferencias que D. Felipe publicita en sus palabras se ha roto, y negarlo es un despropósito de funestas consecuencias.

La defensa e impulso de la igualdad, la solidaridad y la libertad como principios vertebradores de nuestra sociedad son ya inexistentes cuando prevalecen intereses particulares o provincianos frente al interés general, con cesiones en la justicia y el continuado riego de fondos públicos a un insaciable y manirroto nacionalismo en detrimento del resto de la nación, verdadero depositario de dichas riquezas.

Encerrarse en sí mismos como mal, no puede devenir en entregarse a modas extranjeras contrarias a nuestra cultura e idiosincrasia, promovidas desde intereses centrípetos que buscan romper la unidad nacional, alentados por intereses foráneos cuyo único interés son los mercados y el beneficio económico, jamás las personas que configuran esta nación.

A la corona le corresponde velar y hacer valer no solo la Constitución actual, sino la tradición secular que representa y de donde emana su única legitimidad, nuestra historia común, el derecho natural y las fuentes perpetuas que configuran la hispanidad, de cuya siembra nace nuestro presente y el futuro devenir. No queremos otro Fernando VII.

La nación, Majestad:

España!!

Federación de Plataformas Patriotas de España