SÍGUENOS EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN WHATS APP

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Antón Losada ha sido desde siempre un opinador lamentable que ha encontrado su filón gracias a convertirse en vocero de la extrema izquierda. Su forofismo ha quedado demostrado en infinidad de ocasiones utilizando siempre unos argumentos ridículos más propios de un pelota sin escrúpulos que de la imagen que nos pretende dar: la de un periodista independiente.

Y en el día de ayer lo ha seguido demostrando al publicar en el panfleto de Ignacio Escolar un artículo contra el concejal de Vox en Palma de Mallorca, el general Fulgencio Coll. Y lo hace como es habitual en él, llevando su extremismo hasta un punto tan patético como el que demuestra en ese artículo en el que, cada vez que nombra a Fulgencio Coll incluye una coletilla en la que le califica de “extrema derecha”. Él, Antón Losada, el separatista succionador gallego calificando de ultras a los demás.

Normalmente incluimos un enlace directo al artículo original que citamos, pero en este caso nos negamos a hacerlo. Por muy pocas que fueran, nos negamos a regalar tanto a Losada como al panfleto de Escolar ni una sola visita que pudiera engordar sus ya desorbitadamente engordadas cuentas por obra y gracia del dinero público.

Pero baste como ejemplo una de las frases usadas por Losada en ese artículo para atacar a Fulgencio Coll: “Parece obvio que Fulgencio Coll, el concejal ultraderechista de Vox, se perdió el episodio de Barrio Sésamo donde se explicaba la diferencia entre dictadura y democracia“. Y todo esto lo escribe el inefable Losada porque Fulgencio Coll ha dicho que hay que parar a Pedro Sánchez. Es que claro, para Losada cualquiera que no piense como él es un ultra o un extremista.

Manda narices que tengamos que leer esto de alguien como Antón Losada cuyos principios son los que le marquen su cartera o que cree que la palabra dignidad es la marca de un ron cubano. Piérdete Antón Losada, ya no sirves ni como adorno en una mesa de debate televisiva.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Es que comparar a una mente brillante como la de D. Fulgencio Coll “que sabe donde está el norte” en todos los sentidos” y que nadie lo ha puesto “mirando a la Meca” Con alguien que tiene todas las aberraciones…. !Pues que quiere que les diga! Que es incomparable. Para establecer comparación hay que hacerlo entre cosas, o seres iguales (parafraseando al sarasa antoñina, proque así le conocen en Galicia, tal y como hacía Epi y Blas) cuando se intenta comparar un simio con un ser evolucionado es imposible, por razones de lógica elemental.
    !Ole sus cojones, mi general!
    Seguiremos votando VOx

  2. Veranee cierto tiempo en Galicia. Cierto día estando en una reunión en un bar entró este especimen. La mesa que estaba compuesta mayoritariamente por gente de izquierdas, se levantaron y se fueron. Cuando pregunté por la estampida me contestaron: Es peor cruzarse con “Antoñina” que con una mala mar. Si sabrán los gallegos de mala mar………..

Comments are closed.